EDITORIAL

¿Dónde está Malbrán?

domingo, 9 de agosto de 2020 · 01:31

Tuvo que ocurrir la trágica aparición de una pandemia para que los catamarqueños reconocieran los enormes aportes formulados a la medicina por el andalgalense Carlos Malbrán. A tal punto se había menospreciado el valor profundo de su contribución científica que, según historiadores locales, sus restos podrían haber sido arrojados al río del Valle hace algunos años sin que ninguna autoridad lo impidiera y a nadie se lo ocurriera siquiera, desde que esa versión se echara a rodar, investigar si el relato es cierto o no. 

Desde hace tres meses un hospital lleva su nombre. Y en esos días se inauguró una escultura en su honor el en distrito de Chaquiago. Pero anteriormente su referencia era escasa, por no decir nula. Muy pocos catamarqueños conocían de su existencia, o si reconocían el nombre era por el prestigioso Instituto que funciona en Buenos Aires y que depende del Ministerio de Salud de la Nación. Nuestra ciudad capital tiene un pasaje Malbrán, pero no en honor a Carlos, sino a Manuel, un diplomático argentino nacido en Córdoba en el siglo XIX.

A fines de mayo, El Ancasti publicó un testimonio inquietante de un historiador andalgalense, Claudio Balza, respecto de la desaparición de los restos del doctor Malbrán y de su esposa, que estuvieron durante años en un mausoleo en el cementerio municipal de San Fernando del Valle de Catamarca. Pero el mausoleo fue abandonado –el médico y su esposa no tuvieron hijos- luego vendido y finalmente destruido. En el mismo lugar se construyó otro, que pertenece actualmente a una conocida familia catamarqueña.

“Tengo entendido que los restos del doctor Malbrán fueron arrojados al río del Valle”, señaló Balza. La versión fue ratificada por Roberto Cecenarro, que en 2013 presentó en el Concejo Deliberante de Andalgalá un proyecto para que los restos del prestigioso médico fueran trasladados a la Perla del Oeste. Pero entonces nadie supo explicar dónde estaban. 
Tal vez sean versiones infundadas y Malbrán haya sido trasladado a un lugar diferente del mismo cementerio o a otro, pero el silencio es llamativo.

Desde aquellas especulaciones, que surgieron de trabajadores del propio cementerio, según explicó el propio Cecenarro, pasó mucho tiempo. Y a ninguna autoridad o dirigente político de la oposición se le ocurrió indagar acerca de la posibilidad de que efectivamente los restos de Malbrán y su esposa hayan sido tirados a la basura, un hecho de una gravedad inusitada que, sin embargo, mientras se lo homenajea, parece no importarle a nadie.

La pandemia del Covid-19 permitió el rescate de Carlos Malbrán como uno de las personas ilustres que dio Catamarca. Ojalá que antes de que termine alguien se preocupe para averiguar a ciencia cierta dónde se encuentran sus huesos.

Otras Noticias