CARA Y CRUZ

Vidriera inconveniente

Las convocatorias del FUSSI y el SOEM fueron exiguas. Los servicios municipales se prestaron con normalidad
jueves, 6 de agosto de 2020 · 01:03

Las movilizaciones del Frente de Unidad y Solidaridad Sindical y el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales afianzan su condición de vidrieras. 
El grupo comenzó a caldearse después de mayo cuando, abierto el período de sesiones ordinarias en la Legislatura, el Gobierno aceleró en la llamada “reforma del Estado”, que incluye cambios en el régimen laboral de la administración pública. 
La marcha del debut tuvo una concurrencia importante e incorporó a los sindicatos docentes en pie de guerra contra la revisión del Estatuto. El Gobierno decidió postergar la reforma laboral y someterla a un análisis más profundo.
En aquella oportunidad, en este espacio se consignó que la meta principal del naciente frente sindical era disputarle el casillero de interlocutor preferencial del Gobierno a la CGT y UPCN. Las diatribas del dúo “Los Arévalo”, Walter del SOEM y Ricardo de ATE, abonaron tal presunción con críticas a la “CGT indocumentada”.
Primer indicio vidrieril, entonces: lo que luego sería el FUSSI buscaba visibilizarse en el marco de la interna con los “gordos” locales, a quienes Walter Arévalo, sobre todo, les tiene hambre desde que lo dejaron afuera de la conducción. Como cualquier comerciante sabe, lo que no se muestra no se vende.
Otra señal de que la marcha había sido escenario aprovechable para la exhibición con fines facciosos fue la reaparición en ella, con fuerte despliegue de bandererío y pancartas, de “La Martín Fierro”, organización bastante devaluada desde que sus jefes fueron imputados en la Justicia Federal por embucharse parte del dinero cuya administración les delegaba Desarrollo Social de la Nación para asistir a los sectores más postergados.

Las convocatorias del FUSSI y el SOEM fueron exiguas. Los servicios municipales se prestaron con normalidad


Los problemas de cartel no tardaron en aparecer. 
Arévalo del SOEM mermó su exposición en el frente disidente y asumió un juego más personal. Arévalo de ATE la incrementó junto a Juan Godoy, del gremio docente SUTECA. 
Ayer, las protestas del SOEM y el FUSSI convergieron para provocar el caos matutino en la circulación céntrica, pero difirieron en los objetivos. 
Los municipales, en paro por tiempo indeterminado, salieron por la incorporación a la planta permanente capitalina de los becados del área de Higiene Urbana, hecho que le significaría al SOEM una inyección de fondos importante por retenciones sindicales compulsivas.
El FUSSI, acaudillado por ATE, se manifestó por su parte frente a la Legislatura contra el tratamiento de la reforma laboral.
En ambos casos, la concurrencia fue escasa. 
El FUSSI quedó muy expuesto. Más astuto, Walter Arévalo desistió de marchar e implementó micropiquetes en las calles de acceso al centro, cosa de precipitar el aquelarre sin que la exigüidad de sus huestes quedara al descubierto.
La administración pública provincial funcionó con normalidad, la sesión de la Cámara de Diputados se celebró. Los servicios municipales se prestaron sin inconvenientes en el primer día del paro.


La transparencia de la vidriera, útil para instalar al sector en su génesis, se volvió inconveniente. Ahora muestra un retroceso en la capacidad de convocatoria. 
Sigue tratando de sacar provecho la “Martín Fierro”, que se plegó a la movida de los municipales ya con su caudillo, Ricardo Rodríguez, a la cabeza, aunque su contribución no fue suficiente como para nutrir columnas que impresionaran. Rodríguez es uno de los imputados por fraude en el fuero federal y ha perdido los favores del oficialismo. Se muestra, de todos modos. Con probar nadie se empacha, y por ahí consigue que le tiren algo…
El fracaso es lógico. En medio de una situación sanitaria y económica desesperante, un puñado de sindicalistas y un puntero en decadencia enarbolan exigencias de cumplimiento imposible en lo inmediato. 
Los sectores que pretenden representar son conscientes de esto y, razonablemente, desertan del absurdo.n

Otras Noticias