EDITORIAL

Calidad y responsabilidad social

domingo, 7 de junio de 2020 · 01:03

El día del periodista de este año encuentra a los medios de comunicación cumpliendo un rol central de difusión de información veraz y de canalización de perspectivas reflexivas respecto de la vigente pandemia del coronavirus, sin duda el fenómeno global de mayor trascendencia en lo que va del siglo.

Resulta inevitable remitir a la función que al periodismo le tocó asumir hace ya un siglo y medio en el contexto de otra grave enfermedad que ocasionó miles de muertes en pocos meses: la fiebre amarilla que castigó a Buenos Aires en 1871. En esas circunstancias asumieron los diarios de la época un rol clave, no solo porque informaron a la población sobre una epidemia que las autoridades se negaban en sus comienzos a admitir –en esa tarea tuvo una destacada tarea como cronista el catamarqueño Mardoqueo Navarro-, sino además porque sus directores integraron la Comisión Popular de Salubridad. Esa comisión asumió la gestión de combate contra la enfermedad ante el vacío de poder dejado por las autoridades, que huyeron de la ciudad, incluido el presidente Domingo Faustino Sarmiento.

La actual celebración del Día del Periodista encuentra a los medios asumiendo otro rol fundamental: combatir la “desinfodemia”, término acuñado recientemente para nombrar la circulación masiva de información falsa sobre el coronavirus que genera temor y caos en la población, y que incluso suele contribuir a que las autoridades que tiene la responsabilidad de gestionar hoy la pandemia tomen decisiones erradas.

Investigadores de la Fundación Bruno Kessler, con sede en Italia, detectaron que sobre la base de un análisis de 112 millones de posteos realizados en 64 idiomas en distintas redes sociales, todos relacionados con la pandemia, un 40% de los mensajes provenían de fuentes poco fiables. Otro estudio, elaborado por la Fundación Observatorio de “Infodemia” COVID-19, corroboró que casi el 42 % de más de 178 millones de tweets relacionados con el coronavirus fueron producidos por bots, que es un programa informático que envía masiva y automáticamente información, por ejemplo a través de redes sociales, y cuyo contenido es de dudosa credibilidad.

Fuentes de información confiables, los medios de comunicación, particularmente los de actualización permanente, se han convertido en los últimos meses en herramientas de consulta imprescindible para conocer el desarrollo de la enfermedad y las circunstancias de todos los aspectos de la vida cotidiana que se vinculan con la circulación del virus. El Ancasti, en su versión digital, ha visto crecer en más de un 70 por ciento el número de visitas, ratificando el liderazgo del multimedio como fuente e información en Catamarca.

Una de las claves del periodismo de calidad y con responsabilidad social es saber reinventarse permanentemente, como tarea de adaptación a las circunstancias siempre cambiantes de la realidad. En estos días, para enfrentar con solvencia los desafíos de informar en un contexto de pandemia. Siempre, para amplificar las voces de los que no tienen la posibilidad de la palabra.

 

Otras Noticias