Cara y Cruz

Inquietante fractura

El rechazo a la acusación contra el fiscal federal Santos Reynoso por parte del juez federal, Miguel Ángel Contreras...
sábado, 20 de junio de 2020 · 01:10

El rechazo a la acusación contra el fiscal federal Santos Reynoso por parte del juez federal, Miguel Ángel Contreras, y la caída de otro juicio contra supuestos narcotraficantes debido a nulidades precipitadas por groseros errores procedimentales de la dirección de Drogas Peligrosas de la Policía de la Provincia, acrecientan las inquietudes por la fractura entre los miembros del sistema federal de Justicia. 
La grieta es manifiesta en la animadversión que se profesan Reynoso y el fiscal del Tribunal Oral Federal, Rafael Vehils Ruiz, quien ayer, al desistir de la acusación contra los juzgados por narcotráfico, hizo duras críticas a la investigación previa y señaló específicamente las responsabilidades de su colega (ver página 6).
“Para mantener semejante acusación, acá debería estar sentado el doctor Reynoso, para que justifique cuáles han sido sus valoraciones probatorias para poder mantener una acusación”, dijo Vehils Ruiz.

Una devolución de gentilezas. El corrosivo alegato se produjo inmediatamente después de que el juez Contreras desestimó por deficiencias probatorias el pedido de investigación que Vehils Ruiz interpuso contra Reynoso, por presuntos pedidos de coimas a reos de narcotráfico que indujo de elementos surgidos en el expediente de la infiltración narco, por el que están detenidos el ex subjefe de Policía y ex jefe de Drogas Peligrosas Carlos Kunz y el subcomisario Nolberto “Rulo” Valdez.
"Todas y cada una de las pretendidas evidencias quedaron desvirtuadas, no porque no hayan tenido lugar los hechos, sino porque todo demuestra que el doctor Reynoso no tuvo participación alguna en los mismos", argumentó Contreras.
Las alternativas de la disputa contribuyen al descrédito del sistema federal de Justicia mientras la investigación de la infiltración narco suma evidencias.

El juicio de ayer no es el primero que se anula por defectos de la instrucción. En rigor, las sospechas de que la Policía provincial estaba contaminada comenzaron a afianzarse a raíz de la reiteración de este tipo de incidentes. 
Sin embargo, hasta la detención de Kunz y Valdez las diferencias públicas fueron entre el fiscal Vehils Ruiz y los responsables del área de seguridad de la Provincia, sobre todo el actual Fiscal de Estado Marcos Denett, quien por entonces se desempeñaba como secretario de Seguridad y cuestionaba que los acusados por narcotráfico no fueran condenados.
El quiebre dentro del fuero federal se hizo ostensible y se profundizó cuando Reynoso encartó a un hijo de Vehils Ruiz por transgredir la cuarentena sanitaria, pero Vehils ya había consignado antes de eso que era conveniente citar a declarar en la causa por la infiltración narco al abogado tucumano Gustavo Morales, quien insiste por todos los medios en asegurar que la trama de la infiltración narco alcanza altos niveles políticos y judiciales catamarqueños. 
Morales acaba de apelar el fallo de Contreras que absuelve a Reynoso, de modo que el expediente irá a parar a Tucumán. 

En términos institucionales es muy serio. A partir de la intervención de la Cámara de Apelaciones tucumana, todo el andamiaje federal catamarqueño quedará en capilla. Días antes del fallo de Contreras, Morales había solicitado la destitución de Reynoso a la Procuraduría General de la Nación a través de una carta documento.
La metástasis del escándalo de la infiltración narco ha colocado en el foco de la polémica a la Justicia Federal catamarqueña, que ahora debe sumar al objetivo de llegar al fondo de la investigación el de revertir los efectos de las esquirlas sobre su prestigio.n

Otras Noticias