Editorial

Inequidad escandalosa

La inequidad en la distribución del ingreso y la riqueza ha llegado a límites tan escandalosos...
sábado, 23 de mayo de 2020 · 01:09

La inequidad en la distribución del ingreso y la riqueza ha llegado a límites tan escandalosos en el mundo, en los últimos tiempos, que los propios multimillonarios, cansados de duplicar sus fortunas al cabo de pocos años, han iniciado campañas que tiene como propósito regalar gran parte de su riqueza para obras que transformen el mundo en un lugar más justo. 

Algunos, incluso, han prometido desprenderse del 99 por ciento de su dinero. Hay que aclarar, para evitar preocupaciones innecesarias sobre el futuro de estas mega millonarios, que el 1 por ciento que les quedaría en su poder representan por lo menos 500 millones de dólares.

Bill Gates, cuyo patrimonio ascendía hace algunos meses a 113.000 millones de dólares, lo que lo convierte en la segunda persona más rica del planeta, es uno de los impulsores de la iniciativa denominada Giving Pledge, que en español significa “La Promesa de Dar”. El otro promotor es Warren Edward Buffett, el tercero más rico, con una fortuna calculada en alrededor de 89.000 millones de dólares.

Son casi 140 los multimillonarios que han asumido ese compromiso. Bill Gates ha señalado que donará toda su fortuna a proyectos de caridad, y que sus hijos no la heredarán. Hasta el momento, junto con su esposa han entregado 27.000 millones de dólares para financiar proyectos agropecuarios, ayudas de emergencia a sectores con alta concentración de pobreza, y también a iniciativas de salud pública y educación.

Buffett, por su parte, se desprenderá del 99 por ciento de su riqueza. Ya lleva donado casi 25.000 millones.

Manoj Bhargava, fundador de 5-Hour Energy, regalará el 90 por ciento de su dinero. Azim Premji, presidente de la firma india Wipro ya donó ocho mil millones de dólares a proyectos de educación en su país, mientras que el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, aportó 16 mil millones a la erradicación de enfermedades, como por ejemplo el ébola. 

La concentración de riqueza en pocas manos es cada vez mayor. En su informe de enero, la ONG Oxfam, que se especializa en el tema, consignó que 26 multimillonarios poseen más dinero que los 3.800 millones de personas más pobres del planeta. Además, que la riqueza de los multimillonarios aumentó a un ritmo de 2.500 millones por día durante el año pasado, mientras que los ingresos de la mitad más pobre del planeta cayeron un 11%. 

La organización aporta un dato que debería indignar: el hombre más rico del mundo Jeff Preston Bezos, fundador y director ejecutivo de Amazon, concentra una fortuna de unos 116.000 millones de dólares, mientras que el presupuesto de Salud de Etiopía, uno de los países más pobres del mundo, equivale al 1% de esa suma.

El reparto de miles de millones de dólares no puede estar supeditado a la voluntad de las personas más ricas del mundo. Resulta imperativo que se generen distintos mecanismos formales que permitan una distribución más igualitaria de la riqueza y de los ingresos, entre las naciones y hacia adentro de ellas.


 

Otras Noticias