CARA Y CRUZ

La cómoda grieta

lunes, 6 de abril de 2020 · 01:05

El éxito de las grietas se debe a la comodidad de las dicotomías. Las polarizaciones excluyentes permiten articular relatos de fácil asimilación, propicios para masificarse velozmente, y suministran explicaciones que relevan de la reflexión y permiten pasar a la acción sin excesivos prolegómenos. No es extraño caer en falsos dilemas.

Civilización o barbarie, gorilas o peronistas, fachos o zurdos, liberales o progresistas, políticos o empresarios ahora, ejemplos sobran, ponga cada quien el que mejor le cuadre. El asunto es que estas categorizaciones ayunas de matices, usualmente muy eficaces para la acumulación política, crean una ilusión de sencillez tan reconfortante como inconveniente cuando de evaluar la compleja realidad se trata. 

El corolario de razonamientos desarrollados de este modo es “muerto el perro se acabó la rabia”. No hace falta remontarse demasiado en el tiempo para encontrar los casos en que la apresurada conclusión indujo hasta prácticas criminales.

Tras un breve paréntesis de aparente unidad nacional ante el coronavirus, la cómoda grieta amenaza con el retorno. La dinámica se disparó a partir de un reproche del presidente Alberto Fernández al megaempresario Paolo Rocca, debido a más de 1.400 despidos en el grupo Techint. Algunas versiones atribuyen el primer golpe a Rocca: la alusión de Fernández, que lo trató de “miserable”, habría sido una reacción visceral a un intento de condicionarlo con los despidos, por cierto inadmisible.

Como sea, el desencuentro siguió con cacerolazos porteños estimulados por una facción del ultramacrismo exigiendo que los políticos se bajen los sueldos y la enérgica respuesta del campo oficialista. El Presidente se negó a una poda del 30% sugerida por la oposición.

En tal contexto, el diputado nacional Máximo Kirchner presentó un proyecto de ley en el que propone un impuesto extraordinario a quienes ingresaron en el blanqueo de capitales en 2017, la restricción de las ganancias de los supermercados y otro gravamen sobre el patrimonio de los legisladores que hayan declarado bienes por más de 20 millones de pesos.

Los embarcados en la reyerta pretenden instalar como dilema que tienen que ponerla los megaempresarios tipo Paolo Rocca “o” los políticos, como si no fuera posible que la pusieran los megaempresarios “y” los políticos ¿Por qué no podrían ponerla los dos? De hecho hay mucha gente menos afortunada que los miembros de estos aguerridos bandos que la vienen poniendo sin que tal cosa motive grieta alguna.

Es interesante el correlato: los apasionados debates les permiten a tirios y troyanos diferir sus respectivas contribuciones, si tienen suerte hasta que las ranas echen crines, sin perjuicio de que una muchedumbre de confinados por razones de salud pública sigan acumulando pérdidas. La grieta tiene esta funcionalidad.

En el tiroteo, resplandecen los grotescos. Se señala, con alguna razón, lo ridículo de que sujetos que a duras penas llegan a fin de mes identifiquen sus intereses con los de magnates como Paolo Rocca, pero los mismos que remarcan tal desvarío omiten referirse a que el Presidente de la Nación postule como ejemplo a seguir a un sindicalista de la catadura del camionero Hugo Moyano, blanco de numerosas causas judiciales por corrupción que nadie salvo el mismo y su próspero clan ha osado incluir en la difundida hipótesis del “lawfare”. 

Por mera prudencia cada tanto, por las dudas, sin que implique necesariamente absolver Paolos Roccas o políticos de salarios inmerecidos, conviene apartarse de las tajantes categorías propuestas por los promotores de grietas e intentar otras, aunque no sean tan épicas. 

El escepticismo es una actitud saludable cuando se trata de razonar. Dice Alejandro Dolina: “La ignorancia es mucho más rápida que la inteligencia. La inteligencia se detiene a cada rato a examinar; la ignorancia pasa sobre los accidentes del terreno que son las nociones a gran velocidad, y jamás hay nada que le llame la atención. Así llega rápidamente a cualquier parte, especialmente a las conclusiones”. n

Otras Noticias