Cara y Cruz

Comando unificado

El cierre de 56 de los accesos a la Ciudad de Buenos Aires fue objetado por el ministro...
miércoles, 25 de marzo de 2020 · 01:10

El cierre de 56 de los accesos a la Ciudad de Buenos Aires fue objetado por el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, para quien la medida, adoptada según el gobierno porteño para facilitar la vigilancia, podría ser contraproducente para la política general diseñada frente a la amenaza del coronavirus.  
"Cuestiono todo aquello que no sea ordenado por el Gobierno nacional. No hagamos cosas que estén a la libre interpretación de cada uno ", dijo Berni. 
"Hay que ser coherentes; se trata de no expandir (el virus) dando vueltas por todos lados. La mínima distancia entre dos puntos es la recta, y si se pone un montículo de tierra, la persona que quiere pasar va a tener que empezar a dar vueltas por todos lados. Si hay alguien infectado, se seguirá alargando la cadena de contagio. El que toma esta medida y cree que está salvando a su localidad, no lo está haciendo", razonó.
Las manifestaciones del titular de la cartera de Seguridad del gobernador Axel Kicillof están dirigidas contra una decisión del jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, que es opositor, pero se ajustan a una línea consistente que empezó a enfatizar desde que el intendente de Ezeiza Alejandro Granados, que es oficialista, clausuró el ingreso a su municipio, igual que varios de sus colegas. 
"Si se necesitan aislamientos localizados, todas estas decisiones necesitan de un razonamiento epidemiológico. Mantengamos el raciocinio, la coherencia y hacer lo que dice el gobierno nacional. Hay que ser muy cuidadosos", recomendó Berni.
Las declaraciones no están exentas de intención política. Kicillof tiene dificultades para enfilar a los intendentes bonaerenses y la autoridad es un factor principal en la administración de la crisis sanitaria. Berni apela a la del presidente Alberto Fernández, que se ha vuelto incuestionable.

Este trasfondo, sin embargo, no erosiona lo razonable de su planteo y la importancia de ceñirse a un “razonamiento epidemiológico” al momento de tomar decisiones. Tal razonamiento se articula, es de suponer, conforme a criterios científicos, de manera que en pelea tan ardua como la que se afronta resulta fundamental subordinarse a un comando unificado y asesorado con solvencia, como según criterio unánime es el caso en Presidencia de la Nación.
La conveniencia de un comando unificado cobra más relevancia en el marco de una suerte de carrera loca que se ha disparado entre algunos políticos por ganar protagonismo en la batalla del coronavirus. 
Estos afanes pueden ser comprensibles desde la perspectiva de la construcción de poder: la resistencia contra el COVID-19 es la gran causa nacional y el presidente Fernández afianzó su liderazgo por la templanza que muestra al conducirla. 
Sin embargo, desde el punto de vista de la funcionalidad operativa, que es el medular, en muchos casos obstaculizan antes de aportar a conseguir con el objetivo que se persigue. 
En Catamarca, varios intendentes se apresuraron a difundir clausuras del ingreso a sus comunas, restricciones durísimas en los horarios comerciales y hasta medidas como vedas totales de venta de alcohol, al mismo tiempo que se promocionaban en reuniones y visitas a los frentes de batalla en ademán bélico. 
En la psicosis en curso, manifiesta incluso en lamentables linchamientos informáticos a presuntos transgresores de la cuarentena, estas disposiciones acaso contribuyan a la promoción de quien las toma, pero es difícil discernir si se ajustan a algún “razonamiento epidemiológico” consistente. La velocidad meteórica con que se las adopta, y las diferencias entre las de cada comuna, lleva a pensar más bien que obedecen a impulsos publicitarios.
Poco conveniente, sin dudas, cuando la provincia y el país precisan de la más aceitada organización y administración de sus recursos humanos y económicos en pos de alistar el sistema de salud pública para que no colapse en una eventual estampida virósica. n

Otras Noticias