Cara y Cruz

Velas a los acreedores

Los ministros de Economía y Gobierno, Sebastián Véliz y Jorge Moreno, no se lo confesaron...
sábado, 15 de febrero de 2020 · 01:10

Los ministros de Economía y Gobierno, Sebastián Véliz y Jorge Moreno, no se lo confesaron a los sindicatos estatales al iniciar formalmente las tratativas salariales, pero por estos días las energías de todos los que tienen responsabilidades administrativas públicas, en todo el país, están concentradas en rogativas para que alumbre una renegociación de los términos de la deuda que no demande ajustes demasiado onerosos desde el punto de vista de los costos políticos. 
Le prenden a cada acreedor una vela y no es la del FMI la más grande. Se descuenta que el organismo, aunque anticipó que no accederá a quitas, será contemplativo. El problema mayor es si los bonistas se avendrán a reprogramar vencimientos y en qué medida.
Véliz y Moreno trazaron un panorama durísimo a los gremialistas y pidieron un compás de espera para definir la pauta del incremento de este año en función de la que se establezca a nivel nacional. 


Una cadena. Renegociados los vencimientos de la deuda, la Casa Rosada confeccionará el Presupuesto 2020 bajo dos grandes categorías madre: pagos a los acreedores y funcionamiento del Estado, sueldos, subsidios y partidas a las provincias incluidas. Las provincias harán lo propio con lo que les toque. De acuerdo a las condiciones que logre la Presidencia será el rigor de la cinchada. 
“La situación de crisis es terminal. No hay presupuesto nacional y estamos todos expectantes para ver cómo se arregla la deuda externa porque el nivel de conflicto social excede lo político. La crisis es muy profunda, por eso le pedimos 20 o 30 días para sentarnos a hablar con otras pautas”, dijo Moreno.
Véliz detalló la caída de los ingresos. 
"Hemos perdido un 10,8 %, lo que significa unos 430 millones. Estamos preocupados, no tenemos la proyección de la coparticipación anual porque el presupuesto está reconducido, estamos dependiendo de varios factores, entre ellos la renegociación de la deuda", explicó. 
"El Gobierno –dijo Claudia Espeche, de UPCN- plantea una reunión para la primera semana de marzo para anunciar un incremento salarial que lo percibiríamos en el mes de abril. Como gremio hemos planteado que sería bueno que en el primer incremento salarial se puedan cubrir los índices inflacionarios de enero y febrero. La Provincia nos pide esperar unos días más para tener los números de la recaudación de febrero".


Esto de los índices inflacionarios anticipa otra controversia. El 2,3% que informó el INDEC para enero ya empezó a recibir críticas por, para los sectores opositores, inverosímil. En el frente político, los antagonistas del Gobierno sostienen que se manipularon los datos del INDEC con el propósito de distorsionar la discusión salarial. 
Por supuesto, los macristas no se hacen cargo de la agobiante situación económica y financiera en la que dejaron el país, parado y con vencimientos de deuda impagables, pero son las ventajas de ser oposición y las aprovechan del mismo modo que antes lo hicieron los oficialistas en curso.
De todas maneras, el Gobierno nacional corre con el hándicap de la sintonía con los sindicatos, si bien al costo de no tocar los privilegios de la casta que los comanda, que son una de las cargas estructurales más pesadas que tiene la economía nacional.

En el orden provincial, el alineamiento de UPCN con el Gobierno es claro. 
Los conflictos por ahora se circunscriben a lo municipal en Valle Viejo y Recreo, sacudidos, sobre todo el primero, por remezones de la transición. En ellos se mueve la Asociación de Trabajadores del Estado y los SOEM.
En Recreo, el intento de intervenir en la controversia de los cesanteados con el intendente Luis Polti de UPCN fue rechazado violentamente por ATE.
En Valle Viejo UPCN no se metió aún. El clima es ahí mucho más beligerante, tramado por la interna peronista.n

Otras Noticias