miércoles 24 de julio de 2024
CARA Y CRUZ

Un verano con agua

Por Redacción El Ancasti

Si las obras en marcha se ejecutan en los plazos estimados, es muy probable que este verano los vecinos de los barrios del Oeste de la Capital tengan un alivio importante y duradero respecto al suministro de agua, que fue un lastre histórico para esa zona en las últimas tres décadas.
Al menos así lo prevé el Gobierno, que descuenta que llegarán a buen término las obras previstas por el Ministerio de Agua, Energía y Ambiente y que ejecuta Aguas de Catamarca en el marco del Plan Estratégico de Inversiones.
El problema de la falta de agua se volvió crónico para uno de los sectores con mayor crecimiento urbano de los últimos años. En la gestión de Lucía Corpacci, en materia de servicios, el foco estuvo puesto en la energía. No podía ser de otra manera luego del desastre que dejaron los hermanos Taselli en la ex EDECAT y de los desaciertos del gobierno de Eduardo Brizuela del Moral en la administración del servicio: a tal nivel llegó la desinversión en infraestructura que el clásico de los veranos eran los apagones, los microcortes y los altibajos en la tensión. En buena parte de la ciudad, encender un equipo de aire acondicionado se había vuelto un verdadero privilegio.
Por eso fue que Corpacci priorizó las obras de energía, tanto en las estaciones transformadoras –como la de San Martín, que fue conectada a principios de año a la red provincial- como en las de distribución. Y el servicio, en rigor, mejoró notablemente en el último lustro. Sin embargo, no sucedió lo mismo con el agua. Las obras fueron mínimas y no alcanzaron para dar respuesta al crecimiento de la demanda en el Norte y Oeste de la ciudad.
Esta es la deuda que la administración Jalil se propuso saldar en su primer año de gestión.

Algunas de las obras claves para mejorar el suministro en el sector alto de la Capital ya están operativas. La primera es el Pozo 62, el cual fue vinculado con el Pozo 61, lo que permitió inyectar 300 metros cúbicos por hora en el sistema de la zona Oeste.
Por otra parte, se repotenciaron cinco perforaciones con bombas de mayor fuerza, y así se mejoró la producción de agua en un 30 por ciento, aproximadamente. Lo mismo se hizo con las perforaciones en el río El Tala: allí se puso en marcha una batería para incrementar la producción en Planta 1.
Resta, sin embargo, poner en marcha el Pozo 64, obra fundamental para mejorar el servicio en el Oeste capitalino. La perforación está ubicada en un margen del río del Valle, tiene una profundidad de 250 metros, con cañería instalada de 12 y 14 pulgadas. De allí se prevé extraer también 300 metros cúbicos de agua cruda para inyectarla a través de caños de impulsión al sistema de la zona Oeste. Según informó la empresa, la obra tiene un avance superior al 80%, pero esta semana debió suspender los trabajos debido a que cuenta con personal en aislamiento preventivo por Coronavirus.
En suma, estas son las obras con las que el Gobierno confía llevar tranquilidad a este sector de usuarios tan castigado durante años.

De hecho, luego de las recientes protestas de los vecinos del Oeste en las puertas de la propia empresa, con amenazas hasta de acciones penales por el mal servicio, hubo algunos ajustes en el suministro. Se sectorizó por zonas y horarios –más o menos constantes- y al menos se logró llevar agua a todos los domicilios en forma razonable, en decir, con buenos márgenes de tiempo y de presión suficiente para que subiera a los tanques.
No obstante, es sabido que con la llegada de las altas temperaturas el consumo se dispara a niveles difíciles de sostener. Y será todo un desafío para Aguas de Catamarca estar a la altura de la demanda, más aún si, como anuncian los meteorólogos y estudiosos del clima, se avecina una temporada de sequía extrema, una de las más graves de la década en las zonas áridas del país.
Por lo tanto, si realmente el Gobierno cumple su promesa de solucionar definitivamente el dilema de la falta de agua en el sector alto de la ciudad habrá dado un paso sin precedentes en este sentido. Habrá que esperar hasta diciembre, o quizás antes, para comprobarlo.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar