martes 16 de julio de 2024
CARA Y CRUZ

Subgrietas

Se insinúan deserciones en ambos extremos de la grieta madre kirchnerismo/antikirchnerismo...

Por Redacción El Ancasti

Se insinúan deserciones en ambos extremos de la grieta madre kirchnerismo/antikirchnerismo -o macrismo/antimacrismo, lo mismo es-. Amagues de insumisiones, superfluas aclaraciones de lo supuestamente obvio, indicios de subfracturas, señales; insumos para que los iniciados en la intrigas comiencen a entretenerse con el diseño de escenarios hipotéticos. En tan apasionante ejercicio, la competencia para el pronóstico se conjuga con los deseos del proyectista. 

Las lecturas aceleraron su multiplicación a partir de gestos de los líderes de las facciones inconciliables. 
Cristina Kirchner no participó del acto por el Día de la Lealtad encabezado por el presidente que encumbró su dedo estratégico, Alberto Fernández. Tampoco lo acompañó en las celebraciones por los diez años de la muerte de Néstor Kirchner, ritual para el que prefirió difundir una carta de efecto paradójico: enfatiza que el que gobierna es Alberto, pero la que se empodera es ella. Gobierna Alberto y que se haga cargo; pero gobierna por decisión de ella. Le sugiere convocar a un gran acuerdo para sortear la crisis. Después no digan que no avisé. 

En la otra orilla, Mauricio Macri descalifica a las palomas de su facción. Fue un error, dijo, delegar gestión política en sujetos tímidos como su ministro del Interior, Rogelio Frigerio, o Emilio Monzó, que era presidente de la Cámara de Diputados, a quienes no se les ocurrió nada menos nocivo que entrar en tratativas con los incorregibles peronistas, en lugar de plegarse al genio táctico del jefe de Gabinete Marcos Peña y librar una guerra a todo o nada.

Estas proclamas y definiciones de los caudillos articulan los reacomodamientos. Rebaraje del naipe y a ver qué alumbra.

Las maniobras son más ostensibles en la oposición. Elisa Carrió es vocera de un movimiento que tiende a diluir el macrismo. El fin de semana reunió en su casa de Exaltación de la Cruz a la ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, la diputada Maricel Etchecoin y el líder del bloque de la Coalición Cívica en la Cámara de Diputados, Maximiliano Ferraro. 

El encuentro fue muy promocionado y se produjo luego de que Macri descalificó versiones de un acercamiento con el oficialismo, tras condicionar su participación en el acuerdo recomendado por Cristina a Fernández. Rodríguez Larreta es el recambio que Carrió supone más conveniente para pasar a retiro a Macri. Esta intención encastra con sectores de los aliados radicales que impulsan a Martín Lousteau como sucesor de Rodríguez Larreta en la Jefatura de Gobierno de la CABA.

Otro desafío no tan encubierto. Se anunció para hoy un acto del que participarían Rodríguez Larreta,  Vidal, Margarita Stolbizer, Ricardo López Murphy, el neurocientífico Facundo Manes y el defenestrado Rogelio Frigerio. Es para conmemorar el nacimiento de Rogelio Julio Frigerio, abuelo del ex ministro del Interior y figura clave del gabinete de Arturo Frondizi. Organiza el Movimiento de Integración y Desarrollo, como “Día del Amigo Desarrollista”.

Por el lado del oficialismo, las cosas son todavía sutiles. La carta de Cristina y su ausencia en los actos encabezados por Fernández operaron como un Rubicón. Empieza a distinguirse un incipiente “albertismo”, inquieto por el hecho de que la vicepresidenta no se haga cargo de los efectos de la gestión. 

Ambas subfracturas son lógicas. La Presidencia de Fernández es consecuencia del empate de la grieta. Cristina lo adelantó porque sola no ganaba. Una jugada genial, cuyos efectos Macri intentó amortiguar designando a Miguel Pichetto como vicepresidente. Se recordará: estas configuraciones determinaron el deceso de la tercera opción que encabezaba Roberto Lavagna, con la deserción de Sergio Massa hacia el cristinismo.

Amagues de insurrección de las palomas ante una grieta que fagocita todo, en la que Fernández sería solo una tregua entre Cristina y Mauricio.

La evolución de los acontecimientos es seguida con atención en las provincias, porque las subgrietas buscarán capilarizarse. Podría haber más ventanillas para fichar en las elecciones de medio término.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar