sábado 13 de julio de 2024
CARA Y CRUZ

El nuevo Jumeal

Por Redacción El Ancasti

La primera parte de la obra ya se puso en marcha con fondos del municipio capitalino y algunos aportes de la Provincia. Se trata de la denominada puesta en valor del dique El Jumeal, para el cual hay dos proyectos con muchos puntos en común. Uno es el que elaboraron los arquitectos de la Dirección Provincial de Estudios y Proyectos del Ministerio de Infraestructura y Obras Civiles, y cuyos detalles fueron publicados por El Ancasti el domingo pasado. 
El otro es que ya había empezado a ejecutar la Capital bajo la dirección del arquitecto Eduardo Samez, cuya primera parte es la que se desarrolla desde principios de octubre: ampliación de las veredas peatonales y ciclovías, forestación, sistema de riego y bebederos. Pero como el municipio ya estaba trabajando en el circuito del dique, el Gobierno provincial aceptó que concluya la obra con el proyecto en marcha. Resta determinar si además redireccionará a la comuna la asistencia financiera que la Nación firmó con la Provincia por 135 millones de pesos para la revitalización del circuito turístico de El Jumeal, según el convenio suscripto por la Secretaría de Obras Públicas de la Nación hace unos días. En definitiva, se trata del mismo proyecto. 
El punto más fuerte que destaca la comuna para potenciar el circuito desde el punto de vista turístico nacional e internacional es que San Fernando del Valle es la única capital provincial de Argentina que cuenta con un dique localizado en su área urbana. A partir de allí se desarrolla el proyecto de puesta en valor.

Uno de los atractivos será la creación del denominado “Parque de los Vientos” en el sector donde El Ancasti realiza el espectáculo “Bajo el Cielo de Catamarca”. Está previsto ampliar la infraestructura para crear un moderno anfiteatro que pueda ser usado con distintas modalidades (como anfiteatro 360° o como escenario), áreas gastronómicas, fuentes de agua, espacios de esparcimiento, juego para chicos, sector para caninos (canil) y, por supuesto, varios gimnasios al aire libre. Este parque comprende un área de 15.000 metros cuadrados. 
Por otra parte, el proyecto prevé la construcción del “Muelle de los Juncos” en la zona del murallón del dique, que se unirá a la Plaza de los Combatientes mediante una vereda adoquinada con pérgolas, bancos, iluminación, bebederos y cestos de residuos clasificados (secos y húmedos). Esa parte será exclusivamente para peatones y ya no podrán ingresar los vehículos. Al final de esa senda peatonal se construirá el Centro de Sensibilización: un área que funcionará como ingreso al recorrido del perilago y donde se instalará un punto de información. En estos espacios, además, habrá zonas wi-fi, nueva iluminación y domos de seguridad. 

Pero hay más. También se dispondrán puntos para prestadores de servicios de actividades recreativas, tales como tirolesa, kayak, trekking, senderismo, mountain bike, rapel (en el murallón del dique) y otras actividades al aire libre, que estarán monitoreadas para garantizar la seguridad. Todos los recorridos estarán señalizados para que el visitante sepa dónde se realizará cada actividad, con las respectivas indicaciones sobre el grado de complejidad de cada circuito. Además, se prevé construir una sala de primeros auxilios y servicios complementarios como baños, vestuarios y depósitos de guarda; también un bar con muestras de la flora y la fauna autóctona y otras exposiciones itinerantes. También están previstos espacios para servicios de food trucks. Es decir, la municipalidad creará la infraestructura para que el sector privado pueda explotar la gastronomía. 
Cualquiera que recorra hoy el circuito de El Jumeal podrá observar los trabajos en marcha de la primera etapa: la refacción de la caminería, integrada a la ciclovía, y la reparación del sistema de riego que recorre el cordón forestal. 
En suma, lo que es hoy es un embalse de agua y un circuito recreativo se convertirá en un año en un parque con mayor atractivo turístico que vinculará a la ciudad con su entorno natural. 
Solo restaría que el municipio se anime a delimitar zonas de loteos en algún sector del perilago, como sucede en otros lugares del país (Carlos Paz, Bariloche, Potrero de los Funes) y del mundo, donde las propiedades con vistas al agua adquieren un valor superior.

Seguí leyendo

Te Puede Interesar