sábado 3 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cartas al director

¿Qué hacemos ahora con esta tristeza?

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti

¿Qué hacemos ahora con esta tristeza, Gringa querida? Vos sabrías, tan sabia como eras para transformar los golpes de la vida en luz y las decepciones en esperanza. Tan cálida que bastaba saber que estabas para confortarse cuando las pérdidas nos desolaban, tan alegre para hacernos rayar la sonrisa cuando la melancolía amenazaba tumbarnos, tan espejo para mostrarnos el inmenso regalo de la vida, al valor de la amistad. Tan noble para amar y contener a los tuyos, que somos tantos.

¿Qué hacemos ahora? Pregunta retórica tratándose de vos. Con Graciela conocemos tu respuesta.

Nos dirías –nos decís- con ese estilo tan tuyo, tan Gringa Aráoz siempre, que nos dejemos de joder.

Que qué más queremos que habernos tenido y construido, durante tantos años, toda una vida, un vínculo tan estrecho y profundo que trascendió a nuestros hijos.

Que qué derecho tenemos a reclamar con tantos instantes luminosos e intensos que nos hemos brindado en esta travesía de amistad que hicimos juntos en tantos tramos.

Que haber podido elegirnos para querernos fue la fortuna más alta, y que nos sequemos rápido las lágrimas para seguir honrando lo que fuimos y lo que somos.

Que la muerte, en definitiva, no es más que un mal trago, apenas eso aunque duela mucho, y que siempre estará la memoria de las cosas nuestras, tan nuestras y tan entrañables, para celebrar la fiesta de habernos encontrado.

Acá estamos de rienda caída por tu partida, pero ya va a pasar. Porque tenés razón, ¿sabés? Te vamos a extrañar, pero nos dejás la felicidad de haber sido parte de nuestra vida y haber formado parte de la tuya.

Te queremos mucho, amiga. Volá tranquila y dale un abrazo grande a Armando de nuestra parte.

Coya Varela

Seguí leyendo

Te Puede Interesar