miércoles 7 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
CARA Y CRUZ

Catálogo del absurdo

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti

Como se sabe, cada modificación de las etapas, fases o, ahora, colores de la cuarentena, desencadena una competencia de ingenio entre los jefes comunales del interior para diferenciarse de sus colegas y sacar alguna ventaja política aunque sea mínima de la generalizada desgracia, que el milímetro ganado hoy puede ser determinante pasado mañana, más aún con el incierto rumbo que van tomando las cosas. Esta contienda, por fortuna, mitiga el tedio de los enclaustrados con entretenidas contribuciones al catálogo del absurdo.

El COE de Saujil avanzó varios casilleros con la instauración de un novedoso sistema preventivo luego de que se oficializó la circulación comunitaria de coronavirus. Quien quiera o necesite salir del distrito, deberá contar con la previa autorización de por lo menos tres integrantes del organismo. “Mínimo tres firmas”, aclara la disposición.
Es destacable este celo democrático en materia sanitaria, aunque no aclare el parte de prensa que proporción de los miembros del COE Saujil son “tres firmas”.

 ¿Es mayoría simple o calificada? ¿Se determina sobre la totalidad de los miembros o solo sobre los presentes? Si fuera todo el COE, la aclaración no sería necesaria. 
Capaz que ni mayoría es, pero las negociaciones para definir si don Acosta puede hacerse una disparada hasta Pomán deben ser tan apasionantes como el padecer del pobre hombre para juntar las tres firmas necesarias.
Los misterios no se terminan. Saujil tiene alrededor de 3.000 habitantes ¿Cuántos miembros tiene su COE?

Ya tres son uno cada mil, más o menos, pero son más. Si el peligro se hace más acuciante, están pensando en algún método de democracia directa, tipo ágora griega, en el que cada pedido de salida sea sometido a consulta popular. Con barbijo, distanciamiento social y todos embadurnados con alcohol en gel, eso sí.
La Dirección de la Juventud de Saujil ya había dado un golpe importante en julio, con la primera fecha clasificatoria de Free Fire, videojuego muy popular entre adolescentes y jóvenes. 

“Un evento inédito y que contó con la particularidad de realizarse con todos los protocolos de bioseguridad vigentes, llevados adelante por la secretaría de seguridad local”, informó la comuna, muy ufana.
Juntaron a los participantes en un salón y, guardando el distanciamiento, cada uno se sumergió en su celular para jugar. Nótese lo original del método. Al ser un juego virtual, los jugadores podrían haber jugado con sus celulares desde sus casas sin tanta milonga de tomarles la temperatura y rociarlos con alcohol, a salvo de cualquier acechanza virósica, pero se prefirió reunirlos.

Parece que la propuesta de la Dirección de la Juventud logró las tres firmas del COE.
Para no quedar rezagada en la pechadera, Andalgalá endureció las restricciones y decretó que los verduleros que viajen a la Capital u otras provincias a comprar verduras deberán cumplir al regreso un aislamiento de 14 días. Como la mayoría de los que viajan a comprar la mercadería luego deben atender sus negocios porque no cuentan con el personal por razones puramente económicas, la disposición configura un sablazo letal. Pero no era cuestión de dejarle el campo orégano a los heterodoxos saujilistos.

Cuando el COVID-19 merme su rigor, algún espíritu inquieto se ocupará de recopilar los acontecimientos humorísticos protagonizados por la corporación política durante la cuarentena. La saga prometía desde el inicio, con los intendentes dedicados a exhibirse por cuanta red social se les pusiera a tiro como generales en el frente de batalla, meta arenga a las tropas, dele levantar barricadas de terraplenes o rocas en los ingresos de sus jurisdicciones. Mucha foto y video posando con cara de preocupación frente a mapas desplegados; mucho gesto adusto, mucho codito y enfatización del embarbijamiento.
Como si el poder hubiera sido tomado por un enjambre de émulos del “Bomba” Contrera y el Oficial Gordillo.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
absoluta obscenidad

Te Puede Interesar