martes 22 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
CARA Y CRUZ

Viciada, cara e ineficiente

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti

Los números cantan mientras la comunidad de los institutos de educación superior despliegan la resistencia al traspaso del nivel del Ministerio de Educación al de Ciencia e Innovación Tecnológica, cuyos alcances en términos educativos conjeturan en función de las declaraciones a la prensa de los funcionarios y el gobernador. 
Por la relación docente/alumno en su nivel terciario, Catamarca debería tener una educación de excelencia, ser un semillero de luminarias. En promedio, hay en los IES un docente cada seis estudiantes: 18.031 alumnos contra 3.155 docentes. Los niveles de calidad educativa, en caída desde hace lustros, no reflejan esta holgura, que alcanza para dictar clases personalizadas.
En un extremo, el más desfavorecido, el Instituto Superior de Educación Física (ISEF) tiene 2.351 estudiantes y 43 docentes: 1 profesor cada 55 alumnos. En el otro, el “Estanislao Maldones” tiene un plantel de 250 docentes para 845 alumnos, 1 cada 3.


Los temores en los IES se fundan en la intención oficial de vincular la educación superior al mundo laboral y a lo heterodoxo de la decisión administrativa de sacar un nivel educativo del Ministerio de Educación. 
Lo primero se interpreta como una amenaza para las disciplinas humanísticas, porque los IES irán a Ciencia y Tecnología y entre la eventual demanda laboral mencionada por el funcionariato se destacaron asuntos como la robótica o la industria, sin aludir a la historia, la filosofía o las ramas del arte, quizás menos porque se pretenda clausurar tales carreras que porque, en efecto, la oferta en tales casos supera la demanda del mercado provincial hasta la saturación. 
Lo segundo tiene otra lógica ¿Qué tendrá que ver Ciencia e Innovación Tecnológica con la educación? Sin embargo, el Ministerio de Educación ha demostrado a lo largo de décadas ser impotente para introducir cualquier cambio de fondo en el sistema educativo, ganado como está por reyertas corporativas. El último intento para comenzar a discutir una reforma del Estatuto del Docente, régimen que data de la década del ’70, fracasó por la deserción de los gremios.

Podrán discutirse hasta el agotamiento las intenciones del Gobierno y si se inscriben en el neoliberalismo, concepto, como el populismo, al que la sobreutilización ha despojado de capacidad explicativa, pero mientras tales elucubraciones se desarrollan el fracaso continúa afianzándose y es incontrastable: la abundancia de docentes en Catamarca no se traduce en mejor educación sino en todo lo contrario. A riesgo de incurrir en neoliberalismo: el volumen de la inversión social en educación carece de correlato en la calidad de los resultados.
Es éste el problema central de la educación catamarqueña. Jamás se ha abordado por una incompetencia de las autoridades políticas para meterlo en agenda complementaria a la negativa cerril de los sindicatos docentes a discutir cualquier cosa más trascendente que los salarios.
En tal dinámica, el Ministerio de Educación se ha transformado en una picadora de carne que deglute gestiones sin que se haya avanzado un ápice en materia de calidad educativa, gobiernen neoliberales o populistas. El Gobierno tiene serias dificultades para encontrar gente dispuesta a agarrar semejante clavo político: nadie quiere atravesar la ingrata experiencia del despellejamiento. 


La comunidad de los IES tienen sus reservas con la iniciativa del Gobierno y es lógico, pero todas las gestiones para tratar de construir consensos previos en tren de reformular el sistema se estrellaron invariablemente con la resistencia corporativa. Se asiste a otra intentona.
Para la comunidad educativa, es una oportunidad de revisarse. 
Para el Gobierno, el desafío de colocar al frente del Ministerio de Educación a una persona de relieve político y garantizarle el respaldo para que vaya a fondo con el saneamiento de una estructura viciada, cara e ineficiente.n

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
fricciones presupuestarias

Te Puede Interesar