jueves 1 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
EDITORIAL

Puertas que se abren

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Por Redacción El Ancasti

Si bien la pandemia desestabilizó las rígidas estructuras educativas, también tuvo algunos efectos positivos, como la obligatoria adecuación a herramientas tecnológicas que venían siendo subutilizadas. La presencialidad tiene sus beneficios, sin duda, pero las posibilidades de comunicación virtual que abren las nuevas tecnologías no tendrían el aprovechamiento que hoy tienen de no ser por la extensa cuarentena.

Las universidades han logrado una adecuación -con muchas fallas e improvisaciones seguramente, consecuencias obligadas de la situación excepcional e inesperada que vive el mundo- más rápida y eficiente que las escuelas. En estos meses hubo clases, exámenes virtuales, conferencias, conversatorios, congresos, colaciones de grado y un sinfín de actividades propias de la vida universitaria.

Por cierto, para lograr una adaptación real a esta dinámica se requiere de un elemento imprescindible, que es la conectividad, es decir, el acceso a internet. Si bien la mayoría de las universidades dispone en sus claustros de ese acceso, lo cierto es que una alto porcentaje de los estudiantes están en sus casas, y en los hogares la posibilidad de tener internet es más limitada, sobre todo en pequeños pueblos o localidades del interior.

Las universidades han logrado una adecuación -con muchas fallas e improvisaciones- más rápida y eficiente que las escuelas a la nueva realidad.

Tuvo trascendencia nacional el estudiante de Colonia del Valle, departamento Capayán, que rindió hace algunos meses una materia desde una garita del transporte público de pasajeros, donde sí podía acceder a internet, una materia de la Licenciatura en Química de la UNCA. El hecho es auspicioso desde la perspectiva del esfuerzo individual, pero pone en evidencia las carencias tecnológicas en vastas zonas de la provincia.

Si la solución de mediano y largo plazo es invertir en tecnología, en lo inmediato lo aconsejable es buscar alternativas que sean viables con la infraestructura existente. De modo que debe destacarse como una estrategia correcta la elegida por la Facultad de Humanidades, que articuló con otras áreas de la UNCA y municipio de la provincia para proveer de espacios con acceso a internet a los estudiantes que van a rendir. Así, difundió una lista de seis municipalidades y dos sedes de la Universidad en el interior para que los alumnos puedan continuar avanzando en sus respectivas carreras.

Adrián Cannellotto, rector de la Universidad Pedagógica Nacional, aporta una reflexión interesante: “Al mismo tiempo que añoramos y valoramos todo lo que la presencialidad, el encuentro con los estudiantes, con los colegas y con la vida institucional hacen posible, ¿no podría ésta verse enriquecida por cierto desarrollo de la cultura digital? Tenemos el desafío de ir más allá de pensar lo digital en el registro de la modalidad a distancia. Y tenemos que pensar de qué manera puede enriquecerse la presencialidad”. Palabras que, al tiempo de plantear interrogantes, abre puertas hacia el futuro de la educación universitaria post pandemia.

Seguí leyendo
LO QUE SE LEE AHORA
tajante. es la negativa de la UCR a discutir el negocio oculto tras el régimen de promoción industrial fueguino. 

Te Puede Interesar