EDITORIAL

Designación inoportuna

miércoles, 29 de enero de 2020 · 01:10

La designación de Mauricio Macri como presidente ejecutivo de la Fundación FIFA no se podría haber dado en un peor momento. Por un lado, ni en el fútbol argentino ni en la política goza de buena imagen, tanto por lo que dejó como dirigente deportivo –pese a algunos buenos recuerdos que existen de él en una parcialidad xeneize- como por su gestión como presidente de la Nación en los últimos cuatro años.

Precisamente allí estriba el malestar que desató su designación por parte del presidente de la FIFA, Gianni Infantino. Porque a Macri lo juzgan menos por su paso como presidente de Boca –entre 1995 y 2007- como por la profunda crisis en que dejó al país en 2019. Es demasiada fresca la memoria de más de la mitad del pueblo argentino al respecto. 

Y es por eso que algunas de las principales críticas que recibió ayer de parte de los dirigentes del fútbol están atravesadas por la política. La cuestión estrictamente deportiva y dirigencial ocupa un segundo lugar. 

Por caso, el presidente de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, consideró “lamentable que el ex presidente que nos dejó una deuda casi impagable, más de 50% de pobreza... enemigo de las sociedades civiles en el fútbol... y responsable de los últimos 4 años en el manejo que vive el fútbol argentino, haya sido nombrado al frente de Fundación FIFA”, según escribió en su cuenta de Twitter. 

Por su parte, Marcelo Tinelli, titular de San Lorenzo, publicó: “Me parece lamentable que una persona que sin ningún pudor y siendo Presidente manifestó que venía diciéndole a sus colaboradores que los mercados no nos iban a dar más plata y que nos íbamos a la mierda, hoy sea distinguido en FIFA. Triste noticia para los que amamos el fútbol”.

En cambio, Jorge Amor Ameal, presidente de Boca, dio más relieve al aspecto institucional, aunque deslizó un cuestionamiento político. Dijo: “El presidente de FIFA tendría que haber consultado con todos los clubes (de AFA) para que nosotros tomemos una decisión. No estoy de acuerdo para nada con el nombramiento. Los dirigentes políticos tienen que hacer política y los dirigentes deportivos dedicarnos a los clubes, como lo hacemos. No se pueden mezclar las cosas y me parece que la FIFA no es un premio consuelo”.

Al anunciar la designación de Macri, Infantino aseguró que “Mauricio tiene el perfil ideal para liderar este proyecto, que quiere poner el fútbol al servicio de la sociedad (…) Su experiencia y visión de futuro permitirán, sin duda, que nuestra fundación intensifique su labor y amplíe su ámbito de acción para contribuir a mejoras sociales en todo el mundo”.

La Fundación FIFA nació en 2018 con el objetivo de contribuir a la promoción de un cambio social positivo. Su director general es el ex futbolista francés Youri Djorkaeff y su enfoque prioritario es la educación a través del programa Football for Schools, al que se  asignó un presupuesto de U$S 100 millones. Además, FIFA tiene el objetivo de recaudar diez veces más para invertir en programas educativos.

Quizás Macri haya tomado nota de que la UCR no quiere saber nada con el PRO ni con Cambiemos. Quizás el nuevo cargo sea señal de su alejamiento de la política. Como sea, el mensaje que recibió es contundente: por ahora lo prefieren ausente. 

Otras Noticias