EDITORIAL

Más seguridad en las rutas

martes, 28 de enero de 2020 · 01:10

Catamarca es una de las pocas provincias en el país donde los accidentes viales se producen, en buena medida, por la presencia de animales sueltos en las rutas, tanto provinciales como las de jurisdicción nacional. Esto ocurre desde hace años y nunca se procuró una solución de fondo al problema. 

En la nueva gestión del gobierno provincial, el Ministerio de Seguridad dispuso un incremento significativo de las multas para los propietarios, que a partir de ahora representará un monto de entre 60 mil y 75 mil pesos por cada animal secuestrado. La cifra se actualizará en función del valor de la nafta súper.

“El monto a aplicar por animal decomisado será fijado en un valor equivalente entre un mil y un mil quinientos litros de nafta súper para el ganado mayor (equinos, vacunos) y entre quinientos y setecientos cincuenta litros de nafta súper para ganado menor (caprinos, porcinos)”, precisó la cartera.

Esto se debe a que, aclaró Seguridad, se actuará de acuerdo con la Ley N° 5594 que está en vigencia y establece la “prohibición de animales sueltos” en las rutas, con los consecuentes cambios acerca de sanciones, responsables, autoridad de aplicación, secuestro, subastas y creación del Registro de Infractores, entre otros puntos.

Tal norma reemplaza a la vieja Ley 4581, la cual se aplicaba hasta hace poco tiempo y preveía sanciones irrisorias –como el pago de una multa equivalente a 40 litros, es decir, hoy poco menos de $2.400- para los dueños de los animales. 
Para el ministerio, “es imprescindible la generación de conciencia por parte de los dueños de los animales, como también de la población para denunciarlo. La presencia de éstos en rutas es el principal desencadenante de los accidentes de tránsito, en oportunidades con grandes daños materiales, y en otras ocasiones con pérdida de vidas humanas”.

El jefe de la División Policía Montada, comisario Neri Martínez, detalló a este diario que las rutas en las que se observó mayor cantidad de animales sueltos son la provincial N° 46 (Pomán, Andalgalá, Belén), la ruta nacional 38, en el tramo de La Viña y en el acceso sur, y la ruta nacional 60.

Sin embargo, también son visibles las cabras y ovejas en la ruta 33, a la altura de Valle Viejo, y caballos y vacunos en el tramo entre Balcozna y Las Lajas, por citar otros ejemplos. Es decir, en la mayoría de los casos los dueños de esos animales son pequeños productores o gente que los utiliza para su propia subsistencia. 

En consecuencia, el interrogante es si el valor de una multa, por más alto que sea, representa una solución para esos casos, ya que lo más probable será que los dueños no puedan pagarla y no les quede más remedio que aceptar el secuestro de los animales. 

Si bien es cierto que el valor a proteger, la seguridad de los conductores y pasajeros, es superior e inobjetable, quizás la solución no sea solamente la presión de la multa sino, también, encarar un trabajo conjunto con los municipios de cada lugar para alambrar y hacer cerramientos en fincas y puestos rurales. 
Eso, por supuesto, a la par de una tarea de concientización permanente. El rigor es necesario, pero no suficiente. 

Otras Noticias