CARA Y CRUZ

Descuentos legítimos

martes, 28 de enero de 2020 · 01:10

Quedó fuera del acta que puso fin al conflicto entre la Municipalidad de la Capital y el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales la devolución de los montos descontados por la comuna por los días de paro. El sindicato abriga algunas expectativas al respecto, pero se trata de otro de los errores de cálculo cometidos al decidir iniciar la pelea: hay jurisprudencia firme que establece que los días no trabajados no se pagan y que esto no atenta contra el derecho a huelga, independientemente de la legalidad o no de las medidas de fuerza.

En Catamarca, el fallo de la Corte de Justicia que fijó este criterio se dictó en octubre de 2015, ante un recurso interpuesto por los gremios docentes por el descuento ejecutado por el Gobierno de los días de paro realizado en agosto. El frente sindical docente argumentó precisamente que tales podas violaban el derecho a huelga. 


La respuesta del máximo tribunal local fue contundente. "Si con la huelga no ha puesto su trabajo a disposición del empleador, no adquiere el derecho a verlo retribuido”, expresó en el rechazo a la pretensión.
La sentencia aludió a otra que en idéntico sentido había dictado la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, en la que se había asentado, además, que la postura de no pagar salarios durante los días de huelga no solo ha sido reconocida en Argentina sino también en países con una tradición jurídica común como España, Italia y Francia. 

Posteriormente, el entonces presidente de la Corte local, José “Pepe” Cáceres, aún en funciones, consideró que "pretender que la patronal pague los días de paro es pretender que la patronal subsidie la huelga”.
En este marco, descontar o no los días no trabajados, o devolver lo descontado, obedece a una decisión de las patronales, no a un derecho de los huelguistas, cosa lógica, porque de otro modo se alentarían las huelgas permanentes y por cualquier nimiedad, si total se cobrará igual. 

Equivaldría a dejar inermes a las patronales ante medidas de fuerza arbitrarias decididas por los sindicatos. 
Los descuentos, dice la Justicia, no son sanciones a los huelguistas.


La sentencia de la Corte local dijo al respecto que "la determinación de los descuentos a los docentes (…) resulta materia para la cual existen vías paralelas administrativas y judiciales donde con mayor amplitud de debate y aportación de prueba podrá discutirse la legitimidad –o no-, del actuar administrativo”. 

El paro es por lo general una medida de última instancia que se asume cuando los caminos del diálogo con la patronal están clausurados.

Vale decir que el pedido del SOEM Capital carece de sustento legal. Acceder a él es prerrogativa política de la Municipalidad, que tiene ante sí una oportunidad, no para perjudicar a los agentes municipales, sino para dar una señal clara de que no está dispuesto a someterse a caprichos. Dependerá, en cualquier caso, de cómo evolucione el vínculo con el gremio a partir de ahora.

De todas formas, la pacífica jurisprudencia que hay sobre la legitimidad de descontar días de paro trasciende el conflicto capitalino, resuelto tras más de un mes, y es un elemento que las conducciones sindicales deberían tener tan en cuenta como los sindicalizados que adhieren a las medidas. 

El fallo alumbrado por el planteo de los gremios docentes tuvo en su momento una difusión muy intensa y originó arduas discusiones sobre su incidencia en el derecho de huelga. Los descuentos no se devolvieron.
También se desprendió de un conflicto docente la millonaria multa aplicada a ATECA por no acatar una conciliación obligatoria, que el Poder Ejecutivo decidió no ejecutar a pesar de que estaba en condiciones de hacerlo. 

Otras Noticias