CARA Y CRUZ

La oposición herbívora

lunes, 20 de enero de 2020 · 01:03

La distensión del vínculo entre oficialismo y posición pasó desapercibida en este primer mes y pico de la gestión de Raúl Jalil como gobernador. Se trata sin embargo de un elemento novedoso en la escena política local, materializado en la reunión que mantuvo el ministro de Gobierno Jorge Moreno con el diputado nacional Rubén Manzi y los diputados provinciales Marita Colombo, Alejandra Pons, Natalia Herrera, Tiago Puentes y Genaro Contreras, apenas 24 horas después de que éstos celebraran una conferencia de prensa para anunciar que habían solicitado una entrevista con Jalil para tantear eventuales salidas a las crisis municipales.
La recepción institucional y pública de representantes de la principal fuerza antagónica al Gobierno no registra precedentes no solo durante los ocho años de la administración liderada por Lucía Corpacci: la negativa del FCS a recibir a la oposición a pesar de los insistentes pedidos de audiencia fue objeto de recriminaciones sistemáticas por parte del peronismo en los gobiernos de Arnoldo y Oscar Castillo y Eduardo Brizuela del Moral.


Del encuentro no salió nada concreto. No pasó de ser un intercambio de amabilidades e inquietudes compartidas, pero dados los precedentes constituye una especie de quiebre si se lo concatena con el moderado o nulo voltaje que han tenido las polémicas del 10 de diciembre a esta parte.
De la controversia por la designación del ex secretario de Gabinete Francisco “Pancho” Mercado en el directorio del Banco Nación, por caso, lo más notorio fue la soledad del diputado Tiago Puente. Sus objeciones, que incluyeron una denuncia penal radicada en Comodoro Py junto a referentes nacionales de Juntos por el Cambio, detonaron airadas réplicas de distintas usinas del oficialismo, pero no prosperaron entre sus correligionarios y aliados: ningún otro dirigente o legislador de relieve se refirió al caso.

 

Antes, el respaldo de los diputados del FCS-Cambiemos a las críticas del mismo Puente y su colega del PRO Natalia Saseta por el modo en que el Gobierno cubrió cargos vacantes en el Poder Judicial fue cualquier cosa menos enfático. La falta de entusiasmo se hizo más palmaria cuando los senadores del radicalismo votaron junto con sus pares peronistas las designaciones impugnadas.
El encumbramiento como director de Educación Privada de Rubén Martí, un reconocido y fervoroso militante contra la legalización del aborto y la Educación Sexual Integral laica, apoderado de colegios privados, generó un repudio de opositores y oficialistas con perspectiva de género tan intenso como breve.


Independientemente de la predisposición gubernamental a aceitar los canales de diálogo con sus adversarios, más notoria resulta la pacifista actitud de los opositores en casos que, en otras circunstancias, hubieran ameritado reacciones más virulentas.
Por supuesto, es probable que la oposición se haya vuelto herbívora solo circunstancialmente debido a las vacaciones, sobre todo después de la dura derrota sufrida a nivel provincial y nacional, y también puede ser que le esté dando tiempo a Jalil para acomodarse. En cualquier caso, la conversión no deja de ser llamativa.
El Gobierno, mientras, aprovecha para afirmarse mientras aguarda que despeje el panorama económico.
No ha vuelto a hacer bandera con el tema desde que Jalil lo mencionó en su primer mensaje como gobernador a la Asamblea Legislativa, pero busca afianzar la armonía para sacar la reforma de la Constitución por unanimidad en la Legislatura. Esto es: una reforma exenta de las crudas disputas que empañaron el proceso de la de 1988.

Otras Noticias