EDITORIAL

El Estadio, preguntas y la Copa América

miércoles, 15 de enero de 2020 · 01:04

Podría haber sido Catamarca una de las sedes de la Copa América de fútbol que se realizará este año en Argentina y Colombia. Pero no, será Santiago del Estero, cuyo estadio ni siquiera está terminado. Nuestra provincia, marginada históricamente de eventos deportivos de envergadura, se pierde esta gran chance por los problemas estructurales de construcción del Estadio Bicentenario, inaugurado hace apenas 8 años.

Inactivo, a raíz de esas fallas de construcción, desde hace más de tres años y medio, el gobierno de Lucía Corpacci dejó que el tema de su recuperación quedara supeditado al devenir del expediente judicial abierto por la demanda que la provincia le hizo a la empresa encargada de construirlo. En el medio del proceso, expertos de la Universidad Nacional de Tucumán realizaron una auditoría que confirmaron la existencia de graves fallas estructurales: hallaron basura en el relleno del suelo, errores en la compactación, defectos constructivos en las vigas que soportan la estructura metálica de la cubierta de la platea y utilización de materiales no clasificados que se convirtieron en causales de colapsos y deslizamientos. Además, las instalaciones sanitarias construidas no se ajustan a los planos. Esas fueron algunas de las conclusiones a las que llegaron los expertos.
A diferencia de Corpacci,  Jalil ha manifestado su intención de apurar la recuperación del estadio desde que era intendente de San Fernando del Valle de Catamarca. Y lo ratificó veces él personalmente o a través de funcionarios provinciales, como el fiscal de Estado- en su primer mes como gobernador. 

Ya hay, incluso, una presentación ante la Justicia que entiende en la causa iniciada por la provincia a la empresa constructora para que autorice a realizar estudios e intervenir en la obra.
El problema que tiene el gobernador es que su ministro de Infraestructura y Obras Civiles, Eduardo Niéderle, fue uno de los ingenieros de la empresa constructora encargada de la supervisión de la obra durante la construcción.  Y la visión que tiene el funcionario dista tanto de los resultados de la auditoría de la universidad tucumana como de la posición del propio Estado provincial, que demandó a la empresa.

Antes de ser funcionario provincial, Niéderle subestimó las fallas detectadas, que atribuyó a una "pérdida de agua". Hay un asentamiento en varios sectores pero no hay peligro de colapso. Para mí hay una pérdida de agua, y como el suelo es malo esta pérdida produjo el asentamiento”, dijo. Y añadió: no es una gran complicación reparar el Estadio, todo es solucionable a corto plazo.
¿Cómo se compatibiliza la posición de la Fiscalía de Estado con la del ministro? ¿Si el estadio finalmente se recupera, cuál será el uso que se le dará?
Mientras a los catamarqueños nos abruman las preguntas, los santiagueños se aprestan a presenciar la Copa América. 

Otras Noticias