Editorial

Las palabras no alcanzan

Después de tantas décadas de inequidad y promesas incumplidas, que un presidente de la Nación...
domingo, 12 de enero de 2020 · 01:09

Después de tantas décadas de inequidad y promesas incumplidas, que un presidente de la Nación, cualquiera sea, en este caso el actual, Alberto Fernández, diga que las provincias del Norte argentino “merecen una reparación histórica”, no le mueve el pelo a nadie. Es decir, no producen alegría, ni grandes esperanzas, sino, a lo sumo, modestas expectativas, apenas las necesarias como para que la proclama no pase inadvertida.

El Norte argentino, que supo ser una región con un desarrollo económico relativamente importante en la primera mitad del siglo XIX, fue sometido luego de la organización nacional a posiciones de marginalidad por la aplicación del proyecto de desarrollo diseñado desde Buenos Aires. Desde entonces, la región ha perdido peso en el contexto nacional, y desde hace muchos años presenta los peores indicadores en materia económica, social y de infraestructura pública.

Cada Gobierno nacional que accede al poder, consciente de esta realidad de subalternidad del Norte argentino respecto de otras regiones, en particular la Pampa Húmeda, anuncia que llegó la hora de poner fin a tanta injusticia. Pero las palabras van por un lado y la realidad por otra.

El último gran fracaso fue el Plan Belgrano, lanzado por el Gobierno de Mauricio Macri. La decepción por los paupérrimos resultados puede atribuirse en parte al fiasco en general del proyecto económico de su gestión, pero también tiene causas propias.

Su concepción lo dotó de inconsistencia: cualquier inversión que el Estado nacional efectuaba en alguna provincia del norte del país era considerado como parte de ese plan, ya sea un puente como la construcción de una posta sanitaria. El Plan Belgrano fue, en definitiva, tan solo un enunciado publicitario, elaborado a las apuradas durante la campaña electoral de 2015 para captar votos norteños.

En Chaco, el presidente Fernández reflexionó el jueves sobre el atraso provocado de la región, a la que consideró “olvidada y abandonada por el país central”. ¿Qué anuncios concretos hay desde la Presidencia respecto de los planes para la región? Nada sistemático, al menos por el momento. Solo se supo que el Plan Belgrano se llama ahora Plan Norte Grande. La primera impresión es que no hay ningún plan, y que lo único que se hizo es la modificación de la denominación y, obviamente, de las autoridades. Nada más que maquillaje. 

Tal vez no sea necesaria la elaboración de ningún plan específico para la región, con autoridades propias y aspaviento de marketing. Lo que sí es imprescindible es destinar mayores recursos del presupuesto federal a obras de infraestructura clave para el desarrollo de las provincias del Norte, permitiendo su interconectividad hacia adentro de la región y con las demás regiones de la Argentina y proveyendo las herramientas indispensables para el desarrollo productivo sustentable.

Lo que ha hecho el Gobierno asumido hace poco más de un mes es proclamar la justicia de una reparación histórica. Pero, está visto, las palabras son insuficientes.
 

Otras Noticias