CARA Y CRUZ

El peor debut

sábado, 11 de enero de 2020 · 01:10

Los municipios de Recreo y Andalgalá atraviesan conflictos que son, en principio, resultados de una falta de sensibilidad política y de sentido de la oportunidad que hace tiempo no se observaba en Catamarca. 

En el caso de Recreo, el intendente peronista Luis Polti tomó de entrada la decisión de echar a un centenar y medio de empleados que, según justificó, fueron designados en el último tramo de la gestión de su antecesor radical, Roberto Herrera. Por lo tanto, razonó, representan nombramientos políticos que, como tales, están sujetos a las variables de ajuste propias de todo cambio de bandera en la conducción de la comuna. 

Y si bien las autoridades recreínas se comprometieron a revisar la lista de los cesanteados, por las dudas hayan cometido injusticias, hasta el momento nada indica que vayan a dar marcha atrás con ninguno de los hoy ex empleados. Por el contrario, como alternativa ofrecen contratos temporales o becas a algunos de los “ajustados”. 

Sin embargo, los trabajadores dicen que entre ellos no solo hay simpatizantes o militantes opositores, sino también gente que tenía cierta antigüedad y planta permanente. Y también destacan que hay madres solteras, madres con hijos discapacitados y otras personas en situación de vulnerabilidad que no podrían conseguir empleo en otro lugar. 

Es decir, hay razones para suponer que el listado del ajuste se hizo en forma apresurada y sin contemplar situaciones particulares. Fue un despido masivo pensado más en el número que en las personas. O peor aún, quizás motivado solo por un ánimo de revancha política. 

Claro que ello no exculpa al ex intendente Herrera de haber poblado irresponsablemente la nómina de personal municipal a sabiendas que era insostenible y que estaba dejándole una bomba de tiempo a su sucesor. 
Lo llamativo es que solo en Recreo se da esta situación de alto impacto social con el cambio de gobierno. De hecho, ni siquiera en el sobredimensionado municipio de Valle Viejo, donde la intendenta Susana Zenteno hizo una primera etapa de “ajuste político”, hubo tal reacción de los que quedaron afuera. 

En consecuencia, algo más que encerrarse u ofrecer contratos basura tendrá que hacer Polti para poner punto final al conflicto y empezar a gobernar en serio. Los cesanteados, que hace varios días cortan la ruta 157 y queman gomas, prometen trasladar la protesta a la Capital la semana próxima. Mal podría el intendente confiar que el Gobierno provincial solucionará lo que él desencadenó. 

Otro pésimo debut fue el del intendente radical Eduardo Córdoba en Andalgalá. Córdoba no tuvo mejor idea que comenzar su gestión con un salariazo del 200% para la planta política y concejales, luego de haber desestimado las pretensiones de incremento de los municipales por una supuesta falta de presupuesto. 

Bastó que el decreto –firmado entre bambalinas el último día hábil de 2019- saliera la luz pública para que los trabajadores se le fueran a las barbas. Hubo manifestaciones frente al municipio en rechazo a la medida, que fue claramente una torpeza política en un contexto de crisis económica y de pedidos de esfuerzo de los gobernantes a los ciudadanos.

En el medio de la controversia, la presidenta del Concejo Deliberante, la peronista Laura Atencio, sumó su grano de arena: dijo que el aumento original los ediles ya lo estaban cobrando “en negro” y que, por lo tanto, Córdoba no hacía más que “blanquear” tal situación.

Unos días después, el intendente convocó a una rueda de prensa, dijo que había cambiado su decisión luego de escuchar opiniones de unos y otros en la comunidad andalgalense y anunció que el incremento no sería un 200% sino… 100%. Toda una muestra de austeridad de este Córdoba.

Obviamente, tal aumento no alcanzaría a los municipales rasos sino solo a los que estaba destinado originalmente: intendente, secretarios y delegados municipales. Pura planta política. Otra mala decisión. Tanto que los gremios volvieron a protestar frente al municipio y anunciaron que seguirán hasta que Córdoba dé marcha atrás con el salariazo político. 

Otras Noticias