|| CARA Y CRUZ ||

Santino, el espejo que duele

viernes, 20 de septiembre de 2019 · 02:13

El Cara y Cruz del miércoles, “A la intemperie”, referido a las limitaciones del sistema de contención de niños, niñas y adolescentes en riesgo para cumplir con su cometido, produjo reacciones insólitas. 

El disparador de la columna fue en el caso de “Santino”, un adolescente que se inició en el consumo de drogas a los 8 años y ahora, con 16, ya en edad de ser imputado, está con prisión preventiva en el Centro Juvenil Santa Rosa por atacar a una mujer con una botella rota.

El diputado y candidato a gobernador por Consenso Federal Hugo Ávila leyó el texto en el marco de una discusión sobre el narcotráfico y las adicciones.

La diputada Macarena Herrera, del sector del senador nacional Dalmacio Mera, vuelta ya al redil del oficialismo, frustrada en sus aspiraciones de ser candidata a concejal, advirtió que tratamientos como el dado por este espacio editorial al caso se inscriben en líneas teóricas que pretenden retornar al viejo régimen de institucionalización y patronato, en el que el chico en conflicto con la ley era reducido a objeto bajo tutela del Estado. Se extendió en presuntas transgresiones a “códigos internacionales de comunicación” sobre asunto tan delicado y concluyó que tamaña barbarie semiológica contribuye a “criminalizar a la niñez”.
El diputado Augusto Barros, quizás tocado porque fue subsecretario de Familia en el Ministerio de Desarrollo Social, respondió en términos políticos y consideró que Ávila, al leer la nota, faltaba el respeto a las personas que habían intervenido en el caso de Santino. Manifestó su aflicción por el uso del lenguaje. “Esa palabra malandra vergonzante, que no está entrecomillada, expresa el pensamiento retrógrado de los que quieren hacer política con circunstancias muy particulares”, disparó.

Como la solvencia de ambos legisladores está fuera de toda duda, deben descartarse problemas de interpretación de texto. Otros han de ser los motivos de lecturas tan distorsionadas. 

El Cara y Cruz desarrolló una posición exactamente contraria a la que estos dos diputados quisieron hacer creer, sea porque algo tenían que contestarle a Ávila o por mero gusto de darle a la lengua, total la saliva es gratis. 

A esto debe sumarse el hecho incontrastable de que fue El Ancasti el medio que visibilizó la desgraciada situación de Santino en 2013, cuando tenía solo diez años, y siguió paso a paso su derrotero con absoluta responsabilidad, circunstancia que ni Herrera ni Barros consignaron.

En ningún momento se criminalizó a Santino; por el contrario, se enfatizó el contexto de vulnerabilidad y riesgo en que se crió y continúa. Tampoco se le faltó el respeto a las personas que trabajan en la protección integral de niños y adolescentes; lo que se hizo fue marcar la necesidad dotar al sistema de mayores recursos, pues ni la más noble de las voluntades puede cuando el sistema falla, y no se trata de dar testimonio de heroísmo y sacrificio, sino de rescatar vidas de destinos como el que signa la de este muchacho.

El concepto que preocupa a Barros no es “malandra vergonzante”, sino “malandra precoz”, y no precisa entrecomillado para la comprensión de su sentido: “Las buenas conciencias se liberarán pronto del precoz malandra con el sencillo trámite de invisibilizarlo encerrándolo en la cárcel y podrán pasar a otra cosa”. Si no hay mala intención, se entiende perfectamente que es una crítica a “las buenas conciencias” que se conforman, y se exculpan, con “invisibilizar” a quienes consideran “precoces malandras” en la cárcel.

Para mayor claridad, la columna concluye: “La autoindulgencia social es canalla. Para desgracia de las buenas conciencias, los Santinos no nacen de un repollo ni los trae una cigüeña funesta. Son productos de una sociedad que genera las condiciones de su exclusión y al condenarlos, hipócrita, los usa como chivos expiatorios para evitar revisar sus propias responsabilidades y sus defecciones. Tal vez sea hora de examinarse en tan ingrato espejo”. Los espejos duelen cuando reflejan vergüenzas.

Otras Noticias