EDITORIAL

Consenso, bien preciado pero escaso

lunes, 16 de septiembre de 2019 · 02:01

En un contexto de agudización de la crisis económica, la Iglesia parece haber dejado de priorizar por un momento sus cruzadas contra la ley de interrupción voluntaria del embarazo, la diversidad sexual o la Educación Sexual Integral para involucrarse en discusiones vinculadas a la problemática social. Es precisamente en este terreno donde la institución presenta su mejor cara y donde su incidencia es valorada incluso por muchos que no profesan ideas religiosas.

En un encuentro realizado el sábado con la participación de dirigentes de distintos sectores y extracciones políticas, la Pastoral Social de la Iglesia Católica convocó a la formulación de “un pacto social para el Siglo XXI”. Imposible no trazar paralelismos con la iniciativa de la Mesa del Diálogo Argentino surgida en 2002. Ahora, como entonces, la iniciativa pretende institucionalizar un ámbito de discusión que, según señaló el cardenal primado de la Argentina, Mario Poli, “no sea funcional ni coyuntural” y deje “de lado mezquinos intereses sectoriales”.

Las enormes dificultades que deberá resolver el gobierno que asuma el 10 de diciembre aconsejan priorizar los consensos amplios respecto de temas estratégicos por sobre las disputas o las diferencias.

El consenso en temas estratégicos es un bien preciado pero escaso. También en la propia Iglesia, en cuyo seno coexisten sectores progresistas, que vienen manteniendo una postura muy crítica de las políticas del actual gobierno, con otros conservadores, de mejor relación con el gobierno.

Las diferencias se manifiestan permanentemente. En Salta, la presencia del presidente Mauricio Macri en las fiestas patronales de la Virgen del Milagro generó discrepancias imposible de disimular. El arzobispo Mario Cargnello invitó al primer mandatario nacional a la participación de los actos religiosos. Además de transmitirle que “su presencia nos honraría”, Cargnello renovó sus expresiones “de confianza en usted y su gestión”. Como contrapartida, un grupo de miembros del clero, encabezados por el sacerdote Raúl Méndez, consideraron la llegada de Macri como “inoportuna”. “En estas circunstancias su presencia será una provocación, que provocará la lógica reacción “, dijo Méndez.

Pero ayer Cargnello mostró un mejor pulso de la situación en su homilía: “Mauricio, has hablado de la pobreza, llévate el rostro de los pobres. Son dignos, son argentinos y son respetuosos; merecen que nos pongamos de rodillas delante de ellos. Vale para todos, hermano”, expresó.

Aunque de trámite complejo, los esfuerzos para alcanzar consensos en épocas de crisis son imprescindibles. La coincidencia en algunos puntos básicos y esenciales no significa resignar posiciones u ocultar bajo la alfombra las diferencias. Pero implica privilegiar las cuestiones sobre las que no debe haber discusión, como por ejemplo la implementación de programas y acciones de emergencia orientadas a rescatar a los sectores de la sociedad que están sumergidos en la indigencia, y la puesta en marcha de mecanismos de equidad para equilibrar las cargas más pesadas de la crisis.

Otras Noticias