CARA Y CRUZ

Aire fresco en la Expo

lunes, 16 de septiembre de 2019 · 02:03

La edición 2019 de la Expo Productiva de Catamarca, que se desarrolló entre el jueves y ayer en el Predio Ferial, fue una particular contracara de la crisis económica que vive el país. No por mostrar una realidad distinta, sino por constituirse, quizás, en una manifestación de rebeldía y esperanza de los actores económicos provinciales frente a un contexto oscuro y desalentador.
Esa es la primera sensación que genera –que generó, en realidad- un primer recorrido por la exposición agroganadera, minera, industrial, turística, artesanal e institucional que organizó la cartera productiva provincial y que contó con una buena cantidad de visitantes.
Stands sobrios pero bien diseñados, con buena iluminación y atención al público. Al haber menor cantidad de expositores –y de visitas, obvio- que en la Fiesta del Poncho, los callejones para recorrer la muestra eran más amplios y cómodos.
Como es habitual en estas exposiciones, en los sectores al aire libre se ubicaron las máquinas viales, las del campo y los stands de las concesionarias de automóviles con sus modelos insignia. Mientras que en los pabellones estuvieron los demás expositores institucionales y privados.
En el pabellón principal se destacó el stand del Ministerio de Producción y Desarrollo en conjunto con el CFI. Y a la vuelta los espacios reservados para las mineras, los proveedores y consultoras del sector, las fábricas radicadas en El Pantanillo y algunas del interior (como Arcor, de Recreo, que regalaba golosinas)
Una de las más destacadas fue Ombú, que produce indumentaria de trabajo y que montó su stand en un camión de gran porte, donde desplegó una galería con estantería con calzado y ropa de calidad al que podía acceder mediante una escalera con barrales de acero.  
También se lució el stand del diseñador catamarqueño Atilio Páez, con vestidos y accesorios producidos con fibras y colores que remiten a los paisajes calchaquíes. Anoche se despidió con un desfile de sus prendas.
Pero también mostraron la calidad de sus ponchos, ruanas y pañuelos otros artesanos del Oeste provincial, en stands que, hay que admitirlo, eran más atractivos que en la Fiesta del Poncho y que, por lo tanto, invitaban a ser visitados.
Otra cosa nueva fue la mini muestra de artesanos mineros y orfebres, que exhibieron sus joyas en rodocrosita, plata y alpaca. Un espacio importante tuvo la Escuela de Orfebrería, que mostró una selección de lo mejor y que, a tono con estos tiempos, la presentó con precios en pesos y dólares.
En otro pabellón estuvieron ubicados los pequeños productores de aceite de oliva, aceitunas y derivados, con degustaciones y buenos precios; los dulces regionales tradicionales, quesos, dulces de leche de cabra y licores. Una de las curiosidades fue una emprendedora que presentó su producción de mermeladas de frutas catamarqueñas combinadas con jengibre e hinojo.
El espacio gastronómico, lógicamente, se percibía desde lejos. Allí, rodeando a los chefs que cocinaban a la vista y enseñaban algunos trucos de la buena comida, se ubicaron los stands que ofrecían sandwiches de distintos cortes de carne con verduras salteadas al disco y salsas especiales.
Y por ahí cerca, como para no quedar con la boca seca, estaban las cervecerías artesanales con sus caños de expendio y los stands de las bodegas de vinos de altura, con degustaciones y promociones. No fue todo, obviamente. También fue muy visitado el Espacio Mujer, con tejidos, calzados, decoración y muebles de cocina y dormitorios hechos a mano. Y además se lucieron los stands con plantas de interior y exterior, cactus y crasas.

Hubo más para ver, apreciar y comprar. De hecho, a diferencia de las Expo productiva de otros años, que no ocupaban más de dos pabellones, en esta edición se usaron cuatro. Pero al margen de la cantidad, lo que sobresalió a simple vista fue la calidad de los productos, una selección más exigente de los productores y el buen gusto de la presentación general.
En suma, una bocanada de aire fresco en un contexto nacional deprimente.

Otras Noticias