CARA Y CRUZ

Fama, testigo clave

viernes, 13 de septiembre de 2019 · 02:03

Se habilitó en la Justicia Federal una oportunidad para que el rector de la UNCA y candidato a intendente de la Capital, Flavio Fama, palanquee la mustia campaña que lleva hasta el momento Juntos por el Cambio, pendulando entre objeciones a los plazos fijos que el Gobierno se permite por tener superávit y las críticas al sistema de salud pública, específicamente por la administración de ambulancias.
El fiscal federal, Santos Reynoso, decidió iniciar de oficio una investigación en base a la información que el postulante a lord mayor, durante una entrevista radial,  aseguró tener sobre la comercialización de drogas.
La pesquisa, explicó Fama, se desarrolló en el marco de las actividades proselitistas. Con datos suministrados por los vecinos, su equipo fue marcando en rojo los puntos de venta de estupefacientes.
“La ciudad está roja en muchos lugares completamente. Si lo sabemos nosotros, lo sabe el Gobierno, la Policía y la Justicia, no me digan que no”, dijo.

 

Estas manifestaciones enervaron al juez federal, Miguel Ángel Contreras, que salió a cruzarlas, y también al fiscal del Tribunal Oral Federal, Rafael Vehils Ruiz, para quien la conducta del rector fue una irresponsabilidad (ver página 2).
“Ese mapeo, para ser tal y hacerlo público como lo hizo Flavio Fama, de quien no dudo de su buena fe, debe estar respaldado, sustentado con un rigor técnico que tiene que ver con indicios que permitan presumir con alguna certitud de que el punto rojo pueda tratarse de un punto genuino que amerite ser investigado”, explicó Contreras, molesto.
Gracias al fiscal Reynoso, ahora podrá verificarse la seriedad del mentado mapa. Seguro Fama los llevará consigo cuando declare como testigo en el expediente, ya en trámite de engorde con los testimonios de los periodistas que le hicieron el reportaje. Dado que se trata del rector de la UNCA, que tiene una Facultad de Derecho en la que han de abundar los estudiosos y especialistas en criminalística y disciplinas  aledañas, es de esperar que tenga el “rigor técnico” requerido por el quisquilloso Contreras.

 

Pero hay gente que no se conforma con nada, menos cuando sienten que les pisan los callos. Algunos caracterizados miembros del fuero federal que, como Contreras, advierten que no dudan de la buena fe de Fama antes de criticarlo, marcan que con sus declaraciones el rector puso sobre aviso a los narcomenudistas cartografiados.
Por riguroso que sea el mapeo cromático de esta flamante brigada antinarcóticos académica, la ansiedad de su cabecilla por anunciar públicamente su disposición a colaborar con la Justicia le jugó una mala pasada. Debido a semejante novatada, comprensible, recién empieza en esta actividad tan sofisticada el hombre, lo más probable es que los pájaros hayan volado para cuando se dispongan los operativos.

 

Los mismos incrédulos consignan que Reynoso no debería haber sido tan bullanguero con el inicio de la investigación, por más que la exijan los protocolos, pues su alharaca complementa la de Fama para que los malhechores detectados por los vecinos se pongan a resguardo.
Dudan también del profesionalismo y hasta de la integridad del comando Fama. Al margen de que los narcos, después de las manifestaciones del rector, se habrán encargado de averiguar si los radicales anduvieron de campaña por sus vecindarios, el mapa podría haberles sido facilitado por algún desleal. O, tal vez, el “comando Fama” fue infiltrado por el narcotráfico desde el huevo. Mucho Netflix, estos paranoicos.
Habrá que esperar el desarrollo de los acontecimientos.
Por lo pronto, Fama prepara, minucioso, el testimonio que tiene que dar este lunes ante el fiscal Reynoso. No se sabe si será útil para desarticular alguna banda narco, pero por ahí para agitar la campaña sirve.

Otras Noticias