cartas al director

Nerviosa retirada

jueves, 12 de septiembre de 2019 · 02:00

Señor Director:

Después de las últimas PASO, nuestro querido Presidente se mostró muy nervioso. Sin haberse conocido el resultado del escrutinio final, el Sr. Presidente, bastante molesto, se dirigió al pueblo argentino y lo mandó a dormir.
Al día siguiente, poco tranquilo, retó al pueblo por haberse equivocado al no votarlo y sucesivamente ante variables adversas en los mercados internacionales, culpó a la oposición de causar el hecho. Un poco más tranquilo y justificando su estado de ánimo, pidió disculpas, sin previamente haber buscado una respuesta a la grave realidad que estamos viviendo.
Este gobierno, desde su comienzo, demostró su “aporofobia”, que significa el rechazo a los pobres.
Recordamos que al inicio de este gobierno un ministro expresó que debíamos ajustar la vida a nuestra propia realidad.
Un pobre no podía tener un plasma, ni menos aún un auto o cualquier otra cosa que un humilde trabajador con su lucha cotidiana podía lograr. Una gobernadora expresó: "Los pobres no pueden ir a la universidad".
No se pueden dejar de mencionar frases pocos felices como la del ex ministro de economía Prat Gay, quien expresó que primero hay que separar la grasa de la carne en una clara expresión degradante hacia los negritos grasas y choripaneros.
Un gobierno formado por CEOS que gobernó para lograr el enriquecimiento de empresarios, allegados y familiares de los funcionarios de turno, algunos beneficiados por el blanqueo de capitales. Todo esto produjo el deterioro y la destrucción de la clase trabajadora y generó casi cinco millones de nuevos pobres. Se incrementó la indigencia y se perdieron 150.000 puestos de trabajo.
A pesar de la escalada que tuvieron gobiernos neoliberales en América del Sur, en nuestro país el neoliberalismo fracasó en todas sus instancias históricas, en los años 80, en el año 2001 y en la actualidad.
Este sistema de gobierno, cuando tiene el poder, se enceguece y no quiere dejarlo. Algunos oficialistas defensores de la República y la democracia, como la diputada nacional Elisa Carrió dijo: "No nos vamos a ir, nos van a sacar muertos de la Casa Rosada". Se podría interpretar como una apología de la violencia, digna de la nefasta época de la dictadura militar.
Algunos de los actuales funcionarios fueron partícipes indirectos en la época del proceso militar y lograron importantes rentas económicas y un marcado expansionismo de sus empresas.
Este gobierno trató de ocultar y menospreciar nuestro pasado histórico. Si recordamos que un ex ministro dijo que no son 30.000 los muertos de la dictadura militar; son 30.000 mentiras, solo 8.000 verdades.
Tal vez la falta de reconocimiento a nuestro pasado histórico se puede observar cuando los próceres fueron sacados de los billetes para ser reemplazados por animales, como en el caso del General San Martín y otros.
Sistemas de un gobierno carente de sentimientos y sensibilidad que considera lo material por encima del hombre, que está al servicio del capital y no el servicio del capital al bienestar y la felicidad del hombre.
Un gobierno que llegó al poder basado en doctrinas cargadas de falacias, como nosotros somos los mejores, lo anterior es la corrupción e ineptitud. También contó con la ayuda de algunos medios que lo manejan muy bien.
La llegada del nuevo mecías salvador, cargado de pureza y pulcritud moral traería una rápida solución política.
Se prometió terminar con la inflación y expresó que no lo hicieron antes porque eran muy inútiles; la pobreza llegaría a ser cero, se produciría una lluvia de capitales y, basados en la "teoría del derrame”, se crearían miles de puestos de trabajo, y otras promesas que nunca se cumplieron.
El pueblo argentino, inteligente y ciclotímico, dio su respuesta a esta verdadera realidad, que fue toda una mentira, no cambió nada. Así expresó en las urnas el rechazo contundente a este gobierno.
Generalmente los representantes de gobiernos neoliberales son empresarios, cargados de soberbia y egocentrismo personal y, por sobre todo, carentes de sensibilidad. Cuando asumió nuestro presidente expresó que tendría el mejor equipo de los últimos 50 años. Resultó ser el mejor fracaso que produjo el mayor endeudamiento en la historia política de nuestro país.
Esto llamó a la reflexión de algunos circunstanciales desencantados ideológicos que de una u otra manera permitieron la aparición de esta figura política.
Tal vez olvidaron los principios legados por nuestro líder, el General Juan Domingo Perón: primero la Patria, después los hombres y por último el movimiento.
También una reflexión sobre lo escrito en nuestro Martín Fierro: los hermanos sean unidos, ésa es la ley primera, cuando se pelean los de adentro, los devoran los de afuera.
Hoy el pueblo argentino, más unido que nunca, consciente de nuestra realidad y firme en sus convicciones nacionalistas, está dispuesto a poner de pie a nuestra Argentina y volver a reconstruir el país que verdaderamente merecemos todos los argentinos.

Ramón Arturo Brizuela
DNI 8.510.174
Bañado de Ovanta

 

Otras Noticias