CARA Y CRUZ

La vieja grieta

miércoles, 11 de septiembre de 2019 · 02:12

En el aniversario del hallazgo del cadáver de María Soledad Morales, la oposición inició maniobras a través de las redes sociales tendientes a restaurar la grieta que dividió a la sociedad catamarqueña en la década del ’90. Lo circunscripto de la evaluación del traumático proces revela lo electoralista del movimiento. Es demasiado lo que se omite para llegar al denominador común: “Los mismos apellidos nos gobiernan”. 

El tiro, obvio, apunta sobre todo al diputado nacional y candidato a intendente de la Capital por el oficialismo, Gustavo Saadi, primo del gobernador depuesto debido a las turbulencias del caso, Ramón Eduardo Saadi, pero también contiene perdigones destinados al intendente capitalino y candidato a gobernador, Raúl Jalil, y a la gobernadora y candidata a diputada nacional, Lucía Corpacci. 

El padre de Jalil, Guido, era intendente capitalino en 1990, y el Sanatorio Pasteur, propiedad de la familia, fue incorporado en algún momento a la truculenta trama. Unos primos de Jalil, junto al hermano de Gustavo Saadi, Arnoldo, por entonces adolescente, ya muerto, fueron sindicados desde algunos sectores como partícipes del asesinato, imputación sobre la que jamás hubo siquiera indicios. Corpacci no ocupaba puestos políticos, pero es Corpacci Saadi. Así que la condena la genética.

La eficacia proselitista de este experimento está por verse. Sin embargo, se intuye en él una desesperación que parece haber anulado la creatividad para encontrar consignas menos vetustas. 
No solo median tres décadas desde las Marchas del Silencio . Excluyen los nostálgicos de la vieja grieta, fundamentalmente, cinco gestiones gubernamentales del radicalismo, en la primera de las cuales el antisaadismo configuró un Poder Judicial a su medida, que utilizó como ariete cuantas veces le fue necesario.

Ese Poder Judicial fue el que juzgó y condenó a Guillermo Luque y Luis Tula por el horrendo crimen, en un proceso tortuoso y signado por las operaciones políticas que legó, junto a la duda perpetua sobre lo ocurrido, la certeza de la contaminación facciosa.
Ese Poder Judicial fue, también, el que se abstuvo de investigar las supuestas maniobras de encubrimiento que el saadismo habría dispuesto para proteger a “los hijos del poder”. Trascendente abdicación que cristalizó la incertidumbre: la sentencia que condenó a Luque y Tula requería que el encubrimiento se constatara para salvar sus extensas lagunas probatorias. Consignar estos detalles no resultaría funcional a las pretensiones de los opositores. Sería orinar contra el viento rememorar la participación de algunos de sus ilustres predecesores en la utilización de un asesinato como insumo político, así que se estimula la memoria selectiva para identificar a los actuales candidatos con la consigna del odio maniqueo y tratar de reverdecer la dicotomía que articuló la política catamarqueña en los ’90: saadismo/antisaadismo.

Pero el azar genético no basta para establecer los forzados paralelismos que postulan. No es el saadismo el que les ganó desde 2011 hasta las primarias, la división de la que buscan obtener dividendos no existe en la sociedad.
Ya en 1999 el Caso Morales había dejado de funcionar en las urnas. Si leen el discurso de asunción de Oscar Castillo como gobernador lo advertirán. Luego, Saadi fue desplazado por Luis Barrionuevo en el liderazgo del peronismo, y éste por Corpacci/ Jalil, quienes no hacen ni anticastillismo ni antibrizuelismo.

¿No les parece a los faros morales significativo que mucha gente que participó en las Marchas del Silencio integre las filas y apoye al Frente de Todos sin que nadie se los reproche? ¿O todo el mundo es canalla y especula menos ellos? Tal vez una de las claves del éxito electoral del peronismo radique en que no procedió a las revanchas que sus adversarios pronosticaban cuando meneaban la amenaza del retorno saadista.
Jorge Luis Borges ironizaba con los peronistas, pero la frase les calza a los radicales catuchos como guante: “Una maravilla. Tienen todo el pasado por delante”.

Otras Noticias