Editorial

Sin agenda de género

A juzgar por la conformación de las listas de candidatos y el rol que les cabe en la campaña electoral...
sábado, 10 de agosto de 2019 · 02:18

A juzgar por la conformación de las listas de candidatos y el rol que les cabe en la campaña electoral, es posible concluir que el protagonismo de las mujeres ha dado un paso atrás este año respecto de los comicios anteriores.

En la categoría Presidente de la Nación hay una sola precandidata mujer entre 10 fórmulas y solo dos precandidatas a vicepresidenta. En el ámbito provincial el panorama es aún peor: no hay ninguna candidata a gobernar la provincia y apenas una mujer ocupa el lugar de las precandidaturas a vicegobernadora entre 6 fórmulas.

En comicios anteriores, como por ejemplo los de 2015, tanto a nivel nacional como provincial las mujeres tuvieron un papel mucho más protagónico. 

Las expertas en temas vinculados a la inserción de las mujeres en la política tienen una visión muy crítica. La investigadora del Conicet Sol Montero sostiene que el rol de las mujeres en la presente campaña es “absolutamente marginal”. Además de las evidencias cuantitativas que se reflejan en la escasa presencia en las listas, menciona que las voces femeninas, además de sus temas reivindicatorios, han son muy débiles en esta ocasión. 

No hay, tampoco, demasiadas referencias en las plataformas electorales o conjunto de propuestas de las fuerzas políticas, sobre todo las mayoritarias, respecto de las demandas de igualdad de género. El Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) hace desde 2011 un ejercicio de monitoreo que busca determinar en qué medida se incorpora una mirada feminista en las propuestas y discursos de las diferentes candidaturas. En su informe correspondiente a este año remarcó que ninguno de los temas de igualdad de género o diversidad sexual se instaló en el debate electoral.

Tal vez no sea justo buscar alguna intencionalidad o maniobra para explicar el lugar un tanto marginal que están ocupando las mujeres en la actual campaña electoral. Hay circunstancias azarosas que incidieron para una mayor presencia femenina en el pasado reciente, como la irrupción de manera contemporánea de mujeres de fuerte predicamento como Cristina Kirchner, Margarita Stolbizer o Elisa Carrió a nivel nacional, o Lucía Corpacci a nivel provincial, que marcaron una época en materia política.
En lo que se refiere a la escasa incidencia de los temas de agenda de género, tal vez la explicación deba buscarse en la emergencia de otros percibidos por la sociedad como de mayor urgencia para resolver, como la pobreza, la indigencia, el desempleo o la inflación.

Lo cierto es que el avance indiscutido de las mujeres en la ocupación de espacios de liderazgo en la política nacional y provincial es un proceso que está muy lejos de terminarse. 

Pero una lectura correcta de la realidad nos invita a tener esperanzas. Seguramente la impactante capacidad de movilización que han demostrado las jóvenes en la campaña Ni Una Menos contra la violencia machista y otras reivindicativas de los derechos que reclaman legítimamente, incida positivamente con el tiempo y sea transformadora de la realidad.

Otras Noticias