Editorial

Efecto multiplicador

domingo, 14 de julio de 2019 · 04:09


El avance, desparejo pero constante, de la conciencia respecto del necesario cuidado del ambiente, va de la mano de progresos tecnológicos en el mismo sentido; por ejemplo, en la recuperación, reciclado y reutilización de residuos domiciliarios y en la construcción de viviendas o edificios sustentables. 

A juzgar por el deterioro que sigue sufriendo el ambiente como consecuencia del impacto negativo de la explotación excesiva de recursos naturales o los insuficientes controles de los desechos industriales, la puja parece despareja. Pero cualquier aporte en la concientización suma, porque contribuye a generar un efecto multiplicador, sobre todo si la iniciativa proviene de los organismos estatales.

De modo que debe reconocerse el valor del programa “Reciclar es construir”, promovido por la Secretaría de Vivienda de la provincia, que propicia que instituciones trabajen en la separación de residuos. Durante un mes, las organizaciones recolectaron botellas plásticas y al mismo tiempo crearon conciencia entre los vecinos en torno a la utilidad de identificar el tipo de residuos para recuperar los que pueden ser reutilizados. 

Para incentivar la participación, los mentores del programa decidieron premiar a la institución que más botellas de plástico recolectó con la construcción de una sede sustentable hecha con las mismas botellas plásticas. Los profesionales que trabajan estiman que para construir una sede institucional se necesitan por lo menos 9.500 o 10.000 botellas plásticas.

En Catamarca la separación de residuos domiciliarios no es una práctica que hasta el momento sea muy común o incentivada desde el municipio u otros organismos del Estado. La separación de los residuos que pueden ser utilizados de los orgánicos se realiza, en el caso de la Capital, directamente en la planta de tratamiento que la Municipalidad tiene en la zona de El Pantanillo. Pero el tiempo que se pierde en esa tarea es mucho. El trabajo se facilitaría si los residuos ya llegaran separados desde el origen, en distintas bolsas, aunque las transporte el mismo camión recolector.

Un estudio reciente destaca que un buen porcentaje de la basura que se produce en la Argentina puede reciclarse. El 15% es plástico, el 14% papel o cartón, el 3% vidrio y el 2% metal.  El mismo estudio señala que Catamarca se encuentra entre las provincias más atrasadas en la separación. Solo se hace, ya en la planta de tratamiento, en el municipio capitalino. Hay provincias, como Entre Ríos o Santa Fe, donde más del 60% de los municipios realizan esa tarea previa al reciclado.

Programas como el mencionado son contribuciones que es preciso destacar e imitar. La conciencia ecológica, de preservación del medio ambiente, debe estimularse desde los organismos públicos con iniciativas que tengan un efecto multiplicador. El daño al medio ambiente no se produce solamente por acciones perjudiciales, sino también por la omisión y la indiferencia.

Otras Noticias