EDITORIAL

Un nuevo derecho humano

viernes, 12 de julio de 2019 · 04:09

Hace apenas unos años hubiese resultado impensable considerar como un derecho humano el acceso y uso de internet. Sin embargo, el formidable avance de la tecnología torna razonable esta demanda que varios organismos internacionales, encabezados por la ONU y la OEA, hicieron pública esta semana. Además, estos organismos consideran que el derecho de acceso y uso a internet es “una condición esencial para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión”.

Acompañaron el pedido, formulado a través de una carta que suscribieron en Londres, la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (Cadhap) y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).
La demanda promueve que todos los habitantes de todas las naciones del mundo tengan la posibilidad de acceder a la red global, pero también exige que los Estados se abstengan de imponer “interrupciones o bloqueos en la red de Internet o en la infraestructura de las telecomunicaciones”, maniobra que es común en algunos países.

La extraordinaria incidencia de internet en la vida moderna justifica que se considere su acceso como un derecho, del mismo modo que la educación o la salud, por ejemplo. Quienes no pueden acceder se encuentran en una clara situación desventajosa, respecto de lo que sí lo logran, en muchos aspectos, entre ellos en el ámbito educativo o en la inserción en el mundo del trabajo. 
Son muy pocos los países del mundo que tienen una cobertura universal del servicio de internet. En la Argentina, según un extenso y completo informe publicado el año pasado, el 30 por ciento de la población no tiene conectividad, y muchos de los que sí tienen (alrededor del 40 por ciento), no saben cómo usar adecuadamente las nuevas tecnologías.
En nuestro país la distribución de la conectividad es muy inequitativa, al punto que el 70 por ciento del territorio nacional no tiene acceso a internet o el acceso es de mala calidad. En Catamarca, al igual que las otras provincias con territorio montañoso, el porcentaje es muchísimo mayor: cercano al 90 por ciento.

A través del satélite ARSAT, suman cada vez más las escuelas rurales que cuentan con internet. Eso también sucede en nuestra provincia. A fines del año pasado cuatro establecimientos educativos del interior del departamento Andalgalá accedieron al servicio. Y durante este año lo mismo sucedió con escuelas rurales de Santa María y Belén.
El Gobierno nacional lanzó a comienzos de su gestión el Plan Federal de Internet, que entre sus objetivos tiene el de aumentar las conexiones fijas a más de 2 millones de hogares, de los cuales 500.000 serán cubiertos por el Estado y 1.500.000 por empresas privadas.

La iniciativa de los organismos internacionales tiene un valor simbólico, de difícil aplicación. Pero sirve para instalar un tema que merece ser debatido. Es de esperar que las metas de los planes oficiales se cumplan, y que además se destinen recursos humanos para enseñar a usar las nuevas tecnologías de una manera adecuada. 

Otras Noticias