CARA Y CRUZ

El brizuelismo residual

jueves, 11 de julio de 2019 · 04:10

Barridos sus líderes en la interna radical, los miembros del Movimiento Renovador y el FAPRA, sectores referenciados respectivamente en el diputado nacional Eduardo Brizuela del Moral y el ex intendente de la Capital Ricardo Guzmán, tratan de acomodar el cuerpo para la etapa que viene. Funambulismo en la orfandad.
El guzmanismo decidió plegarse a la campaña opositora luego de tomar contacto con el rector de la UNCA, Flavio Fama, candidato a la Intendencia capitalina. En principio el respaldo iba a circunscribirse al Rector, pero finalmente se ampliará. El FAPRA tiene precandidatos en distintos puntos de la provincia, que podría facturar en el futuro si los resultados acompañan


Los brizuelistas no informaron sobre alguna decisión que hayan asumido como línea, pero plantaron precandidatos al Concejo Deliberante. 
No estarán en la “orgánica”, el presidente del Comité Capital es el candidato a gobernador Roberto Gómez, de MORADA, pero intentarán marcar presencia en las urnas en un distrito que siempre consideraron propio y sostener gravitación en el cuerpo municipal. 
Como todos los aspirantes, tienen que atravesar dos instancias: las primarias del 11 de agosto, donde deben imponerse sobre los correligionarios que pretenden su mismo puesto, y las definitorias del 27 de octubre, ya en disputa con antagonistas de otros partidos y alianzas.
El FCS-Cambiemos, que para la contienda adopta el mote de “Juntos por el Cambio”, tiene 3 de las siete poltronas que se renuevan en este turno. Dos de ellas son renovadoras y la restante, del circuito 8-9, castillista, bajo las asentaderas de Carlos Álvarez, que buscará la reelección.
Los precandidatos capitalinos del brizuelismo residual son cinco.
Diego Villafáñez va por la reelección en el Circuito 4, en competencia interna con Nicolás Lindow, de la línea Cantera Popular, y Cristina Pons.
También busca permanecer José Vega, ex ministro de Desarrollo Social de Brizuela del Moral, en la representación del Circuito 7, el más grande de la ciudad. No tiene acechanzas intestinas a sus pretensiones.

El el 1-2, Félix Herrera se medirá en las PASO con Matías Jury, de la Renovación Radical y Popular, línea interna que orienta el candidato a diputado provincial Alfredo Marchiolli. 
Los Herrera, sobrinos de Brizuela del Moral, van allí por la revancha. 
La banca del 1-2 estuvo históricamente en manos del radicalismo y de los renovadores. Juan Pablo Millán la ocupó dos períodos, hasta ascender a la Cámara de Diputados, y luego pasó a manos de Pablo Herrera, hermano de Félix. En 2015, el peronista Nicolás Zavaleta cortó la racha boinablanca. Félix será el encargado de intentar el retorno, si consigue ganarle a Jury.
En el 6 va solo el renovador Aldo Cancino. Tratará de desplazar de la concejalía al justicialista Fernando Arias.

Alejandra de la Fuente completa la oferta de la facción de Brizuela del Moral. Compite en el Circuito 3, el más reñido de las PASO, con nada menos que 19 colectoras (ver página 2). Hay cinco pretendientes a la candidatura de “Juntos por el Cambio”. Aparte de la Fuente: Silvia Romero, Walter Baigorria, Domingo Aredes y Griselda Bazán. El 3 es el distrito del presidente del Concejo Deliberante, Daniel Zelaya, que se postula a la reelección, como todos.
La presencia en el Concejo Deliberante del sector del ex gobernador Brizuela del Moral, intendente de la Capital durante dos períodos y medio, está muy comprometida. Si ninguno de los renovadores la emboca ahora, se reducirá a partir de diciembre a Alicia Paz. Fernando Navarro es del FAPRA y Simón Hernández, otro sobrino, puso sus porotos con Movilización en la candidatura a intendente del GEM. 
 

Otras Noticias