Editorial

Exabrupto en plena campaña

El actor y cómico Dady Brieva opinó hace algunos días que habría que crear “una CONADEP del periodismo”...
sábado, 22 de junio de 2019 · 04:18

El actor y cómico Dady Brieva opinó hace algunos días que habría que crear “una CONADEP del periodismo” para investigar a los periodistas que, con la labor que desempeñan, son responsables de lo que “está pasando” en la Argentina.

Para Brieva, quienes trabajan en los medios de comunicación “no tendrían que salir indemnes” y deberían “enfrentar un juicio” si realizan “mal” su trabajo.

Tales expresiones merecieron críticas unánimes, tanto del sector político en el que el actor milita como en el oficialismo nacional.

No es para menos: la CONADEP (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas) fue una comisión creada por Raúl Alfonsín a días de asumir en 1983 y tuvo como misión investigar las reiteradas y planificadas violaciones a los derechos humanos durante el período del terrorismo de Estado en Argentina. Los aportes de la comisión, luego de recabar miles de testimonios, fueron clave para verificar la existencia de cientos de lugares clandestinos de detención en todo el país e iniciar cientos de causas contra militares y civiles que cometieron horrendos crímenes de lesa humanidad. 

De modo que comparar asesinatos, desapariciones de personas, torturas y robos de bebés con el trabajo del periodismo, aunque esté “mal hecho”, implica una desmesura que debe remarcarse y cuestionarse severamente. 

Respecto de la evaluación sobre si los medios o los periodistas trabajan bien o mal, si son rigurosísimos con un sector político y condescendientes con otro, es evidente que dependerá de la subjetividad de cada uno. Si, en cambio, algún medio o algún periodista comete delito en el ejercicio de la profesión –por ejemplo injurias o calumnias-, el Código Penal argentino los tipifica muy bien, por lo que tampoco es necesario generar ninguna estructura jurídica ni política especial para acometer un juicio contra los presuntos comunicadores transgresores.

El exabrupto se metió de lleno en la campaña electoral. Desde el Gobierno se intentó relacionar sus dichos con posiciones de la fuerza con la que simpatiza y hasta alimentaron versiones respecto del “Ministerio de la Venganza”, esa metáfora con la que el oficialismo nacional pretende instalar que un eventual futuro gobierno de la principal fuerza de la oposición organizaría una suerte de persecución contra enemigos políticos, incluido un sector del periodismo. Es una exageración: al fin de cuentas, el actor no ostenta cargos institucionales ni partidarios. Además, los propios referentes del sector del peronismo con el que simpatiza Brieva lo cruzaron rápidamente, disintiendo con la trasnochada propuesta. 

Si bien está claro que la CONADEP para periodistas es una pésima idea que no puede prosperar de ninguna manera, siempre es conveniente no dejar pasar sin cuestionarlas a este tipo de peligrosas iniciativas, que, además de pretender limitar el trabajo de la prensa, contribuyen a alimentar divisiones que los argentinos deben superar lo antes posible.

Otras Noticias