CARA Y CRUZ

Se afianza Gustavo Saadi

sábado, 15 de junio de 2019 · 04:15

Confirmado que la fórmula presidencial Roberto Lavagna- Juan Manuel Urtubey se expresará en Catamarca a través del acuerdo entre el gastronómico Luis Barrionuevo y el senador nacional Dalmacio Mera, se afianza el diputado nacional Gustavo Saadi como postulante del oficialismo para dar la pelea por la Intendencia de la Capital.
De los precandidatos en la grilla, es quien mejor encarna las dos condiciones indispensables para jugar en un distrito que históricamente ha sido complejo para el peronismo: mide más que cualquiera de sus eventuales oponentes y reúne los mayores consensos en el frente interno. 


La última es quizás la virtud más importante en la coyuntura pues, a diferencia de lo que ocurre a nivel nacional, donde la dupla Lavagna-Urtubey perjudicaría principalmente a Macri-Pichetto, en la provincia la entente Barrionuevo-Mera, con el apoyo del diputado provincial Hugo Ávila, afincaría en el electorado peronista, núcleo duro de la feligresía gubernamental. Neutralizar la fuga de disconformes hacia esa ventanilla en ciernes es prioritario para el oficialismo, y Saadi parece ser el más indicado para tal fin.
El legislador cuenta con el pleno respaldo de la gobernadora Lucía Corpacci y el intendente capitalino Raúl Jalil y está dispuesto, de ser necesario, a dirimir el puesto en las PASO si otros aspirantes no resignan pretensiones. En ese universo se recortan el secretario de Deportes, Maximiliano Brumec, y el ministro de Salud, Ramón Figueroa Castellanos.
El secretario de Vivienda Fidel Sáenz, que viene desarrollando un trabajo muy fuerte de posicionamiento con el Grupo Esperanza, no tendría inconvenientes en allanarse a la decisión. El funcionario comparte el proyecto político con Saadi, quien lo señaló explícitamente como el dirigente más adecuado para dar la batalla capitalina. 
Las circunstancias, sin embargo, mandan y adelantar al diputado nacional, piensan Corpacci y Jalil, es lo más conveniente.


La evolución del pacto Barrionuevo-Mera está por verse. Depende mucho del grado que alcance la aguda polarización nacional, que macristas y kirchneristas, usufructuarios de la grieta por mucho que se detesten, alientan con vigor, pero también deben tenerse en cuenta los componentes provinciales y de la habilidad del oficialismo para diseñar un esquema de candidaturas que deje la menor cantidad de heridos posible. 
La terminal lavagnista local está con la ambulancia presta para ofertar lo que se niegue en los casilleros oficialistas.
La necesidad de contener dirigentes siempre está, pero es particularmente significativa en esta elección, en la que el FCS, al que hay que ir acostumbrándose a llamar “Juntos por el Cambio”, concentrará su mayor esfuerzo en la reconquista de la Capital. Jalil, junto con Corpacci la figura política con mejores indicadores del tablero provincial, no será candidato a la Intendencia, aunque irá en la boleta en otra categoría, muy probablemente la de Gobernador.
También entró en el análisis lo estrecho de los triunfos logrados en Capital desde 2011, frente a candidatos de voltaje inferior a los que ahora se mezclan en la góndola boinablanca, como Luis Fadel y Raúl Giné.


Es esta coincidencia entre un objetivo que para la oposición tiene importancia superior a la de la Gobernación y las incursiones de una oferta de identidad peronista rapiñando votos lo que empuja al Gobierno a ajustar el criterio de selección de candidatos. El margen para intentar experimentos se le ha reducido mucho.n

Otras Noticias