Cara y Cruz

Tipo Toyota...

Luis de Miguel, flamante presidente del directorio de Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio (YMAD)...
martes, 28 de mayo de 2019 · 04:20

Luis de Miguel, flamante presidente del directorio de Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio (YMAD), debuta con importantes novedades en el estilo de administración de la firma. 
De movida exhibe para la inventiva un potencial mayor que su antecesor en el puesto, Santiago Albarracín, quien se despidió transfiriendo el manejo de los recursos del Banco Nación a la financiera Casa Piano sin dar mayores explicaciones. 
Hay que considerar que De Miguel era el gerente general de YMAD durante la gestión de Albarracín, de manera que debe conocer en profundidad los puntos en los que puede superarlo con mayor facilidad en esto de la heterodoxia. 

Un indicio de lo competente que puede llegar a ser el nuevo presidente es la licitación privada Nº004/CA/19, que tramita en YMAD bajo expediente 247/19. La apertura de ofertas se hará el 6 de junio –el próximo jueves, hay que apurarse- en la sede que YMAD tiene en Catamarca, ubicada en calle Salta 1127. Los interesados en participar de la competencia pueden retirar allí los pliegos entre las 9 y las 12. 
El atractivo del negocio es relativo. Se trata de la adquisición de camionetas pick up, pero no de cualquier especie: deben ser, según la convocatoria publicada, “tipo Toyota”. 
El requisito es desalentador para oferentes distintos a Toyota pues, ¿quién sino Toyota está en condiciones de ofrecer las mejores “pick up tipo Toyota”? No Ford, seguramente, ni Renault, ni Volkswagen, por mencionar solo tres posibles oferentes alternativos. 
No hay que desesperar: capaz que alguno tenga “pick ups tipo Toyota” mejores que las de Toyota, pero en tal caso YMAD tendría que dar algunas pistas al público, avanzar en definiciones, ser menos específica. 
Definir, por ejemplo, qué es una pick up tipo Toyota, si es que es algo diferente a una pick up Toyota derecho viejo; qué características reúne en términos generales este utilitario.
De otro modo, la gente que no está empapada de las novedades del mundo automotor podría suponer que la licitación no fue diseñada a los fines de que YMAD obtenga, a través de la competencia entre los oferentes, la mejor relación precio-calidad de sus pick ups, sino que está direccionada, no ya para que Toyota tenga ventajas sobre otros interesados, sino para que no se presenten otros interesados.

Esta hipótesis, que a la conducción de YMAD le convendría rebatir para evitar la maledicencia provinciana, supone que la licitación es superflua.  Si así fuera, el ex gerente y actual presidente de YMAD estaría incurriendo en un desgaste administrativo contradictorio con el alto concepto que de él se tiene. No hay necesidad de meterse en las complicaciones de una licitación: si le fascinan las pick ups tipo Toyota, que le compre a Toyota y listo el pollo. Qué tanta milonga de presentación de ofertas, apertura de sobres y puntuación de las propuestas.


Como se piensa que De Miguel es un tipo versado en gestión de empresas, podría ser que el precio de las camionetas que tiene que adquirir esté por encima de lo que en YMAD se puede tramitar en forma directa, y que por eso se haya visto obligado a licitar.
Pero no hay que ser malpensados.  Seguro que el hombre quiere lo mejor para YMAD y esta convocatoria no obedece a la voluntad de favorecer a algún porveedor automotriz en particular, sino a la carencia de imaginación de quienes elaboraron la convocatoria para dar con términos más adecuados, sinónimos tal vez, para suplantar el concepto de “tipo Toyota”. 
Eso sí, tampoco se entiende por qué no pusieron tipo Ford, por ejemplo. n

Otras Noticias