EDITORIAL

Perdiendo horas de la vida

viernes, 24 de mayo de 2019 · 07:03

Parece imposible cuantificar el costo de las horas perdidas en trámites que resultan casi interminables como consecuencia de la burocracia. Burocracia que puede ser resultado natural de estructuras poco ágiles o procesos administrativos engorrosos y mal diseñados, o consecuencia de procedimientos generados deliberadamente para cansar, y finalmente frustrar, a quien lleva adelante las diligencias.

Pese a las mentada dificultad, la Sala A de la Cámara Federal de la ciudad de Rosario confirmó esta semana una sentencia en contra de una obra social sindical y la condenó a pagar 100.000 pesos a una mujer por haberle hecho “perder horas de su vida” en gestiones relacionadas con la cobertura médica de su hija discapacitada.

Según el fallo judicial, la Obra Social de Docentes Particulares (OSDOP) dilató ex profeso la decisión de otorgarle cobertura médica a la niña a pesar de que ya había sido ordenada judicialmente.  La obra social, según la cámara, “tuvo una conducta reticente y dilatoria al momento de cumplir con las prestaciones a su cargo, incumpliendo lo ordenado mediante sentencia firme”, que había sido dictada en octubre del año 2017.

Por cierto, la decisión judicial contempla, al momento a definir el monto a pagar por la obra social, los costos que debió asumir la demandante de manera personal para que su hija tenga la cobertura médica, pero también los gastos en cartas documentos y “la pérdida de horas de su vida en las tramitaciones que se vio obligada a realizar, lo que le ha significado un padecimiento espiritual digno de ser indemnizado a título de daño”.

Es muy probable que el fallo alerte a otras obras sociales, y especialmente a las autoridades de la Obra Social de los Empleados Públicos de Catamarca, que suelen incurrir en defecciones e incumplimientos parecidos, los que perjudican enormemente no solamente a los pacientes que no obtienen la cobertura y las prestaciones que necesitan y demandan, sino también a sus familiares o allegados que deben afrontar los gastos y sufrir el desgaste de los trámites infructuosos que realizan.
En los últimos años, la Corte de Justicia de Catamarca respondió favorablemente a más de una decena de amparos presentados por afiliados de OSEP por incumplimiento de la obra social en la entrega de prótesis o de medicamentos. Los pedidos de este tenor que llegan a la Justicia provincial son muchos más que esos, pero la gran mayoría se resuelve favorablemente para el afiliado antes de que intervenga la Corte.

Pésima señal es que las obras sociales den respuesta a los reclamos legítimos de sus afiliados solo porque interviene directamente la Justicia. En temas tan delicados como la salud de las personas, deberían agilizar y facilitar las soluciones a los problemas que se vayan planteando, y si hay alguna controversia resolverlo en el ámbito administrativo.
Situaciones como la planteada son un síntoma más del mal estado en que se encuentra el sistema de salud en la Argentina. 

Otras Noticias