CARTA AL DIRECTOR

Un museo, un laboratorio social

sábado, 18 de mayo de 2019 · 04:00

Señor Director:

Comunidad, diálogo, generaciones, hablar de museos desde la gente y no desde los objetos, esto último ya no es suficiente, por ello no es posible pensar en espacios sin una mirada social. Para comprender este cambio debemos remitirnos al inicio de todo este recorrido cuando se celebra en Chile (1972) la "Reunión de la Mesa Redonda de Santiago", espacio de discusión e intercambio propiciado por la UNESCO en donde se dejaron sentadas las primeras bases al respecto de una necesidad de transformación en los museos en un contexto de nuevas coyunturas sociales, económicas y culturales que demandaban cambios y redefiniciones en sus acciones y que se expresaron a través de resoluciones que destacaban para su desarrollo la necesidad de un rol más activo que construya permanentes conexiones con la comunidad.
Este nuevo museo debe abrirse hacia otras disciplinas, no solo las propias, brindar un mejor servicio a la sociedad, una mejor comunicación entre objeto y espectador, en definitiva un patrimonio cultural incorporado a una función social dentro de su contexto territorial y sus problemáticas; por consiguiente, esta reunión da por sentado con firmeza que el museo es social.
Un museo social deviene en una gestión integral, conformando como bien lo define Lorente, J. P. (2015) el primer eslabón en las discusiones sobre la importancia y desarrollo de los museos en el mundo contemporáneo, aludiendo como posterior a la Nueva Museología. Museos más abiertos a la participación social, a la educación, con nuevos lenguajes y prácticas expositivas modificadas es lo que esta última propone, se desarrolla con auge a principios de los ochenta marcando una clara oposición a la museología tradicional (Alderoqui y Pedersoli, 2011).

La nueva museología abre los espacios a la sociedad con un cambio de paradigmas, dejan de ser los museos de elites para conformar espacios de visitas masivas, primando la participación y la comunicación, claro está el cambio y el enfrentamiento con una museología tradicionalista, incluso marcando un quiebre tal que hace inexistente a cualquier otra corriente museológica anterior. Estos conceptos son claramente definidos por los pioneros y representantes de este movimiento que en oposición a la visión clásica promueven la necesidad de pensar en un territorio ampliando la concepción física de edificio, porque si hay un patrimonio que pertenece a una comunidad, hay un espacio del cual los integrantes de esa comunidad se apropiaron y a través de relaciones entre ellos y con el medio natural, generaron un entramado, un territorio cultural, que obviamente no refiere a límites físicos. El patrimonio al que se refieren excede al reconocimiento de una colección, reconocen un patrimonio natural, cultural, material e inmaterial y ya no es solamente el público el que interesa a un museo, es la comunidad toda implicada en sus acciones.
El importante rol social del museo con una comunidad refuerza sus acciones a través de una herramienta fundamental como estrategia para la Nueva Museología, como lo es la interpretación del patrimonio, logrando juntas motorizar cambios propiciando la participación social, los museos dejan de ser espacios cerrados y ajenos. Una museología de acción a partir del uso de la interpretación como una entre tantas metodologías que permitan a los museos cumplir su rol social y comunitario facilitando la interacción con los visitantes a través de un mensaje que valoriza la cultura y que potencia el factor humano.
Como afirma Navarro (2009): "Ser social" implica ser un "espacio rebelde" donde se confronte y discuta dejando el museo de ser un mero espacio de confluencia e intercambio a un espacio provocador..." Ya no se concibe un espacio paternalista que vehiculiza discursos cerrados y unívocos. La propuesta comunicativa de los museos deja de ser elitista, restrictiva y ajena a la comunidad, opuestamente, se construye y reflexiona con ella.
En definitiva, los aportes de la Mesa de Santiago, la Nueva Museología y otras corrientes, más allá de los debates particulares que cada una fue planteando y, de los diferentes grados de incidencia en las transformaciones que han logrado cada una de ellas en los espacios de museos, han determinado que la posición de los museos dejó de ser unidireccional para en cambio recibir, incorporar y transmitir cuestionamientos que pudieran surgir de diferentes ámbitos disciplinares implicados en el desarrollo de una comunidad que se expresa en él, con él y que además es dinámica y cambiante, un rol activo que parte de un diálogo bidireccional.
Hoy el museo ha cambiado porque la sociedad ha cambiado y todo se refleja en él, la relación hoy es de abajo para arriba. N. García Canclini en una entrevista dada al diario La Nación (30 de agosto de 2016) define el museo actual y dice:
Hoy no está tan claro qué es un museo, sino lo que ya no puede ser. No puede exhibir la cultura como trofeo de las conquistas, ni como simple orgullo de la identidad nacional. No puede consagrar al arte contemporáneo como si fuera la última etapa de las bellas artes y no puede ser una app del mercado. Al repensarlo como medio de comunicación, se trata de que se vean las obras como parte de procesos sociales.
Ya no se discute, el museo es social, y me atrevería a definirlo como un "laboratorio social", investigar y experimentar es la práctica, en un escenario de discusión y construcción que permita fortalecer la identidad de una comunidad.
Este sábado 18 de mayo, el Consejo Internacional de Museos (ICOM) celebra nuevamente como todos los años el "Día Internacional de los Museos" en todo el mundo, siendo el lema en este 2019: "Los museos como ejes culturales: el futuro de la tradición". En nuestra ciudad son muchos los espacios de museos, incluso en la provincia se ha incrementado el número, por lo tanto es una fecha de festejo para nuestra cultura, propicio para visitarlos, experimentar y reflexionar, plantear necesidades y visiones que puedan ser incorporadas en las dinámicas de cada uno de estos complejos laboratorios sociales.
¡Feliz día, museos de mi ciudad!
¡Feliz día a todos los museos!

Arq. Mariana Alejandra Varela
DU 24605907
 

Otras Noticias