martes 4 de octubre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
cartas al director

El ejemplo de Evita en la Argentina de hoy

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a El Ancasti. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

María Eva Duarte de Perón fue una figura mundial que trascendió los límites de nuestra Patria, pese a su corta vida, pues falleció a los 33 años. Su vida, su lucha y obras no se pueden explicar al margen de su líder, quien fue su esposo Juan Domingo Perón, compartiendo principios, conducción y protagonismo a partir de aquel 17 de octubre de 1945, día en que consideramos el comienzo de la primera etapa de la Revolución Justicialista.
Eva Perón no ocupó cargo alguno en las estructuras del Estado ni de Gobierno, renunció ante quienes la proponían como vicepresidenta para apartarla de la lucha junto con el pueblo. Ella nos dejó el ejemplo de lealtad a un pensamiento y a un conductor; su sacrificio, el servicio y profundo amor a nuestro pueblo. Siempre estará en nuestras mentes y corazones, porque representa a la militancia, e hizo carne en el pueblo la lucha contra la injusticia social, la explotación y la dependencia, y nos dijo: “La causa del pueblo exige nada más que conductores, no caudillos, éstos son ambiciosos, no tienen doctrina porque no tienen otra conducta que su egoísmo; exige hombres del pueblo que trabajen para el pueblo, no para ellos. En esto se distinguen los ambiciosos: en que trabajan para ellos, nada más que para ellos. Nunca buscan la felicidad del pueblo, siempre buscan más bien su propia vanidad y enriquecerse pronto. El dinero, el poder y los honores son las tres grandes ‘causas’, los tres ‘ideales’ de todos los ambiciosos”.
La evocamos como la mujer del siglo XX, por su personalidad y su misión fundamentada en un proyecto colectivo de nación encarnado por el General Perón. En su corta vida hizo realidad numerosas obras a través de la fundación, promovió la construcción de ciudades Infantiles, Hogares Escuelas, Ciudades Estudiantiles, talleres fábricas, Hospitales de Niños, colonias de vacaciones, Hogares de Tránsito, Hogares de Ancianos, Policlínicos, Escuelas de Enfermeras, campeonatos de todas las disciplinas deportivas, etcétera. Colaboró en la elaboración de leyes como la del voto femenino, el estatuto del peón, los derechos del trabajador, de la familia, de la educación y cultura, los derechos de la niñez y la ancianidad, los convenios colectivos de trabajo, la ley de previsión social, la ley de accidentes de trabajo, la ley de vivienda obrera, el sueldo anual complementario. Evita renunció ante quienes la proponían como vicepresidenta para apartarla de la lucha junto con el pueblo. Impulsó que los trabajadores agremiados solidariamente conformaran mutuales y cooperativas de proveedurías; hoteles y policlínicos sindicales. Además inculcó la educación y capacitación de los trabajadores en escuelas sindicales y cooperativas. Trabajó en la ley de creación de la justicia del trabajo, los regímenes de jubilación, las reglamentaciones de las condiciones del trabajo y del descanso, entre otros. Mantuvo una relación estrecha con los trabajadores organizados y tuvo enemigos adentro y afuera del Peronismo, pero ello nos trae al recuerdo sus palabras cuando dijo: “Yo no me dejé arrancar el alma que traje de la calle, por eso no me deslumbró jamás la grandeza del poder y pude ver sus miserias. Por eso nunca me olvidé de las miserias de mi pueblo y pude ver sus grandezas”.
Hoy aún no podemos hacer integralmente realidad aquello, para que Argentina sea una nación justa, libre y soberana, que soñaron San Martín, Yrigoyen, Perón y porque debemos aceptar que llevamos más de 43 años de retroceso. Tenemos un Presidente elegido por la mayoría, en la que el pueblo depositó su confianza y expectativas, las que no cumplió y su mandato está por finalizar. Un gobierno que deja a la Argentina y a los argentinos inmersos en una crítica situación. La economía concentrada en manos de las corporaciones y economías regionales destruidas. Los supermercadistas degradan a los productores y estafan a los consumidores, quienes se benefician con la muerte del pequeño comerciante, agricultor, ganadero o del tambero, que ayer fueron parte de la clase media y hoy desocupados.
El nuevo gobierno ante esta crítica situación, entre otras, debe establecer como necesidad estratégica defender nuestros recursos naturales con uñas y dientes. Porque hoy la lucha por la liberación es también la lucha por los recursos y la preservación ecológica a través de un desarrollo sostenible. Deben parar las exageradas ganancias de los que se llevan todo: las empresas de energía, laboratorios, mineras, telefónicas, del juego, petroleras, etcétera (todas en manos extranjeras). Impresiona que tantos sectores monopólicos se sigan sirviendo del poder sin poner nada a cambio, y nuevamente los trabajadores Organizados activos y pasivos aportan su sacrificio, porque nuestro mayor problema sigue siendo la distribución de la riqueza para que nuestra comunidad viva con dignidad. Porque si no se impone el poder político al poder de los poderosos, dejamos de ser una comunidad solidaria e integrada.
Es necesario que exista un proyecto de comunidad que nos incluya a todos y cambiar el sistema económico que nos gobierna por otro, donde el capital esté al servicio de la economía y ésta al servicio del hombre. Oportuno es recordar el abrazo histórico en 1972 entre el presidente Gral. Juan Perón y el Dr. Ricardo Balbín. Ellos fueron unos adelantados que no encontraron continuadores en la dirigencia, que cree que pacificar es reformista y confrontar es revolucionario. Ellos nos demostraron que la verdad está en el respeto al otro aunque piense distinto, aquel gesto obliga a salir de la fractura entre oficialismo y oposición. Se ha destruido al hombre y la comunidad argentina y para iniciar su reconstrucción tenemos que hacer política en serio y con un solo fin: cultura política en beneficio del Pueblo y de la patria. Además, la política necesita de hombres que carguen con una historia que sirva de ejemplo para los demás, especialmente los más jóvenes. En cambio, cuando la historia es nebulosa, el terreno es fértil para los trepadores, los ambiciosos que son los que están al acecho. Estamos desesperados por la cultura del descompromiso ante los problemas de nuestra comunidad, sean: trabajo, producción, pobreza, salud, educación, desocupación, corrupción etcétera, y por la falta de solidaridad, pertenencia, convicciones ideológicas y doctrinarias. Nuestra obligación es encontrar el camino de la justicia social para el porvenir. Es inevitable restablecer la relación que está en crisis entre el pensamiento y la acción, entre el pensar y hacer política, porque cuando no surgen propuestas o las ideas, quedan solo las personas y sus intereses familiares o de círculo y eso es lo que estamos viviendo. Porque la democracia no se hace entre enemigos, se la realiza entre adversarios y pensar distinto es parte de la democracia. Por todo ello y al evocar a Eva Duarte de Perón en el día de su nacimiento, sea motivo para que solidarios y unidos por Catamarca, podamos aportar en la construcción de una nueva Argentina, en el marco de la Unidad Nacional, elaborando un proyecto de nación, que conduzca nuevamente a nuestro pueblo a su felicidad y la grandeza de nuestra Patria.

Arq. Luis Ramón Guerrero
Concejal Capital (M.C.)
DNI 8.413.666

Seguí leyendo

Te Puede Interesar