Cara y Cruz

Caído en la telaraña

Las ansias electorales y la poca experiencia en las empantanadas aguas de la política...
sábado, 16 de marzo de 2019 · 04:20

Las ansias electorales y la poca experiencia en las empantanadas aguas de la política le jugaron una mala pasada al secretario de Deportes de la Provincia, Maximiliano Brumec. Alcanzó con que se reuniera con el sindicalista Luis Barrionuevo en Buenos Aires –se desconoce si fue por impulso suyo o accedió a una invitación- para que este aprovechara y lo lanzara como candidato de su sector a la intendencia de la Capital. “Lavagna presidente, Barrionuevo gobernador y Brumec intendente”, lo resumió ayer el líder de los gastronómicos en declaraciones radiales.


Barrionuevo, por supuesto, se movió en el terreno que más le gusta y mejor maneja, el de las jugarretas políticas, para meter una enorme cuña en el oficialismo provincial. Consciente de que Brumec aspira a lanzarse a la carrera electoral para suceder a Raúl Jalil al frente del municipio capitalino y de que en el Gobierno cosecha más recelos que guiños, el sindicalista tomó nota de las pretensiones del funcionario para usarlo a su favor. 
Cuesta asumir que Brumec haya aceptado reunirse con el gastronómico sin prever que no tendría costos. Barrionuevo sabe mejor que nadie lo que implica una foto con él tratándose sobre todo de políticos catamarqueños. Esta vez no hubo fotos, pero fue lo de menos. Nadie negó tal reunión. Es más, trascendió que la propia gobernadora Lucía Corpacci estaba al tanto del encuentro en el mismo momento en que se llevaba a cabo. La tecnología de las comunicaciones es poderosa. Ni hablar si encima está en manos traviesas.
Pero Barrionuevo no solo se ocupó de mellar las chances de Brumec a la intendencia capitalina por el oficialismo provincial, sino que además anunció que él será candidato a la gobernación por esta nueva vertiente peronista no kirchnerista. Una posibilidad que semanas atrás había supeditado a la postulación de Raúl Jalil para el mismo cargo, en cuyo caso, había expresado, él se limitaría a acompañarlo y no a competirle. 
De hecho, el sindicalista le reprochó a Jalil que no haya sido él sino su hermano, Fernando, presidente de la Cámara de Diputados, quien acompañara a Corpacci a la ronda minera en Canadá. Porque “es necesario presentar a tu sucesor para darle garantía a aquellos que van a invertir en Catamarca y decirles que va a haber una continuidad”, razonó Barrionuevo. 
Habrá que ver si finalmente el líder gastronómico cumple su palabra y se presenta nuevamente para disputar la gobernación o si solo se trata de una advertencia a Corpacci para negociar otros espacios en las listas del oficialismo en octubre. La dinámica que tiene la política obliga a pensar que estas son apenas estrategias o jugadas pre-electorales, que en numerosas ocasiones no superan el carácter anecdótico. 


Si lo que buscaba Barrionuevo era sacar a Brumec de la pelea oficialista por la Capital, la reacción que tuvo el Gobierno, casi inmediata, podría habilitarlo a pensar que tuvo éxito. En efecto, el encargado de dar la cara fue el diputado nacional Gustavo Saadi, quien en un tiro por elevación al secretario de Deportes dijo que en este momento “los funcionarios deben abocarse a la gestión y no pensar en las elecciones”.
Precisamente ese fue el mensaje que Corpacci les bajó a los miembros de su gabinete dos meses atrás, cuando quedó firme la decisión de no desdoblar los comicios provinciales de los nacionales. Saadi se ocupó de recordarlo.
Antes que él había salido Brumec a descartar de plano que pudiera formar parte del proyecto de Barrionuevo. “Mi candidata a gobernadora es Lucía Corpacci", dijo Brumec, y admitió que desea competir por la intendencia capitalina en las PASO, pero “en el sector que conduce ella”, insistió. 
Quizás Corpacci aún conserve su estima hacia Brumec y entienda que esta reunión con Barrionuevo no fue más que una expresión de su ingenuidad política. Pero no se puede decir lo mismo del peronismo corpaccista. Allí asumen que Brumec cayó en la trampa del sindicalista y se condenó a la exclusión.

Otras Noticias