CARA Y CRUZ

La caza del dólar

miércoles, 6 de noviembre de 2019 · 02:06

Mientras deja que se multipliquen las especulaciones en torno a la composición del equipo que lo acompañará en el arranque de su Presidencia, Alberto Fernández enfatiza las señales sobre el complejo cuadro económico y social que le legará Mauricio Macri y subraya las gestiones tendientes a comprometer inversiones para el país. 

La necesidad tiene cara de hereje. Las afinidades ideológicas con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, son ostensibles, pero el eje de la primera incursión del electo al exterior pasó por la caza de dólares que contribuyan a reempinar la economía lo más rápido posible. 

“Me reuní con Carlos Slim y otros empresarios mexicanos que tienen inversiones en la Argentina. Les anticipé la situación crítica que deja el macrismo y nuestra decisión de revertir ese cuadro. Todos me expresaron su confianza y su compromiso de seguir invirtiendo en el país”, tuiteó ayer, foto junto a Slim incluida.

Después de reunirse a solas con Slim, “Fernández cenó con Carlos Salazar (Confederación de Empresarios), Máximo Bedoya (Eternium), Eduardo Padilla (Femsa), Blanca Treviño (Softek), Armando Garza Sada (Alfa) y representantes de Bimbo, Cemex, Grupo México y Arca Continental, un grupo de empresarios ‘top’ reclutados por Alfonso Romo, también empresario y virtual secretario general del presidente López Obrador”, informó La Nación.
“Fernández –añade el diario- cree que la ‘minería responsable’, Vaca Muerta, la alimentación y la ganadería son rubros que pueden tentar a los empresarios. Y generar los dólares que necesitará como el agua para el pagar la deuda”.

Que la minería sea una de las actividades que el inminente Jefe de Estado se propone promover para tratar de acelerar la recuperación económica es en principio una excelente noticia para Catamarca. Sin embargo, la reactivación del conflicto minero en la provincia inmediatamente después de que el oficialismo ratificó su continuidad con cifras aplastantes marca que la sinergia Nación-Provincia podría resultar insuficiente si no se conjuga con políticas eficaces para lograr el consenso social indispensable para desarrollar cualquier proyecto.

En la oposición a la megaminería se combinan las prevenciones por los eventuales perjuicios ecológicos y la sensación de que la actividad ha sido y es fuente de enriquecimiento ilegítimo para funcionarios, operadores y logreros en general bien ubicados. 

Es obvia la necesidad de trabajar sobre ambos ejes si se pretende obtener algún día la licencia de comunidades que tienen motivos para sentirse estafadas más allá de los temores ambientales. El ciclo más suculento de Bajo La Alumbrera, durante el cual el Estado ingresó miles de millones en concepto de regalías y utilidades, pasó con más pena que gloria para ellas, mientras un puñado de personajes embuchaban a dos carrillos y todavía eructan de puro ahítos. 
Esta impresión no ha variado con la administración del negocio de la rodocrosita que lleva adelante la CAMYEN y los acuerdos que esta firma estatal celebró con Minera Agua Rica alrededor de la futura explotación del yacimiento homónimo. 

La expeditiva actuación de la fiscal Verónica Saldaño para tratar de desalojar, en beneficio de la empresa Livent, dedicada a la extracción de litio, a una familia antofagasteña de tierras sobre las que tienen posesión pacífica desde hace décadas fue un significativo aporte a las dudas sobre la transparencia del negocio minero. Lo mismo puede decirse de las declaraciones de un concejal del peronismo andalgalense anticipando que procurará la derogación de la ordenanza que prohíbe la minería a cielo abierto en la Perla del Oeste luego de que Minera Agua Rica apoyara a su facción en las últimas elecciones.

Fernández está haciendo su parte para tentar inversores y la minería es uno de sus cencerros, pero Catamarca ofrece por el momento un escenario muy inestable para la actividad. Se sabe lo cobardes y conservadores que son los capitales. 

Otras Noticias