|| CARA Y CRUZ ||

Juego libre

viernes, 15 de noviembre de 2019 · 02:10

Era previsible que la gobernadora Lucía Corpacci y Dante López Rodríguez, que suplantará a Gustavo Saadi, se incorporarían al bloque Elijo Catamarca cuando asuman como diputados nacionales. 

La situación en la Cámara baja seguirá siendo similar a la que signó la administración Macri. 

Como ninguna de las facciones de la grieta tendrá mayoría propia, la Casa Rosada bajo la Presidencia de Alberto Fernández se verá obligada a negociar permanentemente para obtener el tratamiento y la sanción de las iniciativas que le interesen, en un contexto general de extrema polarización ideológica. 

El Frente de Todos logró en las elecciones 65 bancas de diputado nacional y quedó con 109. Llegaría a 121 con sus aliados y todavía le faltarían 8 para alcanzar el quórum.

Los brazos de la bancada Elijo Catamarca podrían apreciarse significativamente en la paridad. Con sensatez, priorizando los intereses de la Provincia por encima de sus afinidades partidarias, Corpacci decidió mantener la autonomía de la bancada y no incorporarse al Frente de Todos, para no quedar sometida a eventuales disciplinamientos parlamentarios determinados por estrategias en las que las necesidades de la Provincia carecen de gravitación.

Los precedentes inmediatos avalan esta postura. 

Saadi y Ginocchio eran solo dos y supieron maniobrar con habilidad para sacar provecho para Catamarca cada vez que el macrismo necesitó poner en funcionamiento el Congreso, incluso al costo de aguantar algunas objeciones internas por no empecinarse en intransigencias testimoniales. Fue, por otra parte, lo que hicieron casi todos los gobernadores del país. Corpacci conoce la dinámica porque Saadi y Ginocchio actuaron en estrecha coordinación con ella.

Los beneficios más evidentes y más promocionados de estas tratativas estuvieron vinculados al financiamiento para obras públicas o el destrabe de recursos adeudados por Nación. Pero hubo soluciones de tipo más estructural.

Por ejemplo, en uno de los intercambios la Provincia logró el acuerdo con Nación para que jueces y magistrados cobren el 82% móvil para jubilarse, lo que redundó en el retiro de varios miembros del Poder Judicial que se resistían a hacerlo por lo que implicaba en términos de merma de ingresos.

También fue en el marco de negociaciones por leyes que se diseñó el sistema de pago de la multimillonaria deuda por energía que la EC SAPEM tenía con la mayorista CAMMESA, que se acumulaba desde los tiempos de EDECAT.

Ahora el bloque catamarqueño tendrá un integrante más. 

La diferencia está en que el Gobierno nacional es de su mismo signo político, pero ya hay indicios de las tensiones políticas que deberá administrar Fernández, entre las que se cuentan los intereses disímiles, a veces encontrados, de los Gobiernos provinciales. La provincia de Buenos Aires, que será gobernada por el kirchnerista Axel Kicillof, ya está mostrando la pinta de sus naipes para sumar recursos económicos, actitud sobre la que el resto de los gobernadores vienen tomando nota.

Con las manos libres, el trío catamarqueño estará en condiciones de hacerse valer y Corpacci potenciará el alcance del rol que ella misma se asignó al postularse como diputada nacional: gestionar ante Nación, ahora desde el Congreso. 

El bloque Elijo Catamarca será para el gobernador Raúl Jalil lo mismo que fue para la mandataria que deja el Sillón de Avellaneda y Tula con una legitimidad inédita: herramienta para gravitar en el complejo escenario legado por Mauricio Macri. 

Otras Noticias