EDITORIAL

Ocultando los papeles

domingo, 10 de noviembre de 2019 · 02:02

La reunión que el actual presidente y el presidente electo celebraron al día siguiente de los comicios hizo albergar una genuina y justificada esperanza respecto de que se iba a realizar una transición política ordenada y con madurez y responsabilidad de ambas partes.

Dos semanas después la confianza ya no es tanta. Los contactos entre los equipos técnicos no son muy frecuentes y ya comenzaron los cortocircuitos políticos, originados básicamente en interpretaciones muy disímiles de la realidad en la que se encuentra la Argentina. Para el oficialismo, “el país ya se encuentra listo para empezar a crecer”. Para la oposición, que será oficialismo en apenas un mes, la economía del país es un caos, con la producción casi paralizada, la pobreza y la desocupación en alza y una deuda imposible de pagar.

El principal interesado en garantizar una buena transición debería ser el actual gobierno. Siempre son las autoridades que se van las que deben procurar dejar la documentación en orden para evitar complicaciones administrativas o, eventualmente, judiciales.
La administración de Cambiemos, no obstante, en algunas de sus áreas se muestra renuente a entregar la información requerida, al punto que ya la Justicia ha debido intervenir.

El caso más grave es, sin duda, el de la Oficina Anticorrupción que encabeza Laura Alonso. En dos instancias judiciales ha sido intimada a que informe y dé explicaciones sobre su gestión a la Auditoría General de la Nación (AGN). Lo que debería ser un trámite de rutina se ha convertido insólitamente en un conflicto que se dirime en la Justicia. La resistencia de Alonso puede deberse, tal vez, a que si expone públicamente el desempeño de su oficina quede al descubierto que nunca cumplió con su deber como funcionaria pública de investigar y denunciar los posibles hechos de corrupción cometidos por el gobierno de Macri, que es, por otra parte, su jefe político y el que la promovió para ese cargo.

Otra repartición nacional que le viene ocultando los papeles a la AGN es Vialidad Nacional. Desde hace un año sus autoridades se vienen negando, incumpliendo todas las normativas vigentes, a presentar la documentación que se le requiere en el marco de investigaciones por denuncias en la construcción de rutas.

Las maniobras que se investigan, denunciadas por los propios trabajadores, técnicos y profesionales de Vialidad, se refieren a presuntas irregularidades en la construcción de rutas y autopistas, entre ellas sobreprecios y otros negociados. Existen informes internos que aseguran que de los 2.800 kilómetros de autopistas prometidos por el gobierno solo se ejecutó el 3 por ciento. Las autoridades de Vialidad, sin embargo, dicen otra cosa, pero no pueden demostrarlo porque no entregan la documentación.

La rebeldía oficial contra la AGN no tiene mucho futuro. En un mes la información quedará liberada y la verdad saldrá a la luz. Si, como dicen las autoridades, no hay nada que ocultar, bueno sería que la información sea entregada en las semanas que restan hasta el cambio de funcionarios.

 

Otras Noticias