EDITORIAL

La deuda es con la niñez

viernes, 18 de octubre de 2019 · 02:21

En el contexto de una campaña electoral en la que no abundan las propuestas concretas respecto de la implementación de políticas públicas orientadas a solucionar los problemas más acuciantes de los grupos vulnerados, o al menos morigerar sus efectos, una campaña lanzada recientemente por UNICEF tiene el mérito de focalizar problemas concretos y comprometer a candidatos a dar respuestas también precisas para resolverlos.

La campaña se denomina #LaDeudaEsConLaNiñez y tiene como objetivo posicionar ocho prioridades que los candidatos a la Presidencia de la Nación y los gobernadores electos deben contemplar en su agenda de gestión.

Si la pobreza general, que afecta a más del 35 por ciento de los argentinos, es uno de los problemas más graves, la pobreza entre la población de niñas, niños y adolescentes lo es aún mucho más: supera el 50 por ciento.

El abordaje que realiza la organización respecto de la pobreza en la niñez es multidimensional. Es decir, no se basa exclusivamente en los indicadores de ingreso, sino que contempla variables como la escolarización, acceso al sistema de protección social y de salud, infraestructura básica en los hogares, entre otras.

Argentina ha tenido un problema histórico para erradicar la pobreza estructural. Aun luego de varios años de crecimiento económico en épocas de bonanza, la pobreza no ha bajado del 25 por ciento. La combinación de crecimiento económico y medidas redistribucionistas lograron que el índice de pobreza general, que en 2003 llegaba al 56 por ciento, bajara a la mitad una década después, pero no pudo perforar el piso señalado. En el grupo etario de 0 a 18, los índices han sido siempre muy superiores.

Contrariamente al presupuesto conformista, muy difundido popularmente, respecto de que “pobres habrá siempre”, en la fundamentación de su campaña, UNICEF considera que “la pobreza es un problema erradicable”. “Los países que lograron reducirla significativamente lo han hecho con períodos de crecimiento sostenido de su economía, creación de empleo de calidad y programas de protección social. Parte del desafío es asegurar una inversión suficiente para la población de 0 a 18 años”, señala el documento.

La campaña especifica ocho dimensiones sobre las que impacta la pobreza en la vida de chicos y chicas: Pobreza es no tener acceso al sistema de protección social; es no acceder a un sistema de cuidados en la primera infancia; es no contar con acceso universal a la educación inicial; es ser adolescente y no acceder a la escuela, o hacerlo y no aprender; es ser adolescente y enfrentar inequidades en el acceso a la salud; es ser niño, niña o adolescente y sufrir malnutrición; es ser niña o niño y sufrir violencia física, psicológica o emocional; y es ser adolescente y no acceder a un sistema de justicia inclusivo. 

La campaña de UNICEF interpela no solo a los dirigentes políticos en campaña o ya con responsabilidades de gobierno, sino a la sociedad toda, que no puede admitir pasivamente, sin comprometerse, sin hacer algo, que más de la mitad de los chicos argentinos vivan en la pobreza.

Otras Noticias