EDITORIAL

Nada para Catamarca

domingo, 13 de octubre de 2019 · 02:02

No hay buenas noticias para Catamarca en materia de obras de mejoramiento o construcción de rutas nacionales, a juzgar por los proyectos contenidos en el Plan Vial Federal, documento con fecha de julio de este año que se puede encontrar con un poco de paciencia en el sitio oficial argentina.gob.ar.

No había que hacerse, de todos modos, demasiadas expectativas. No ha sido nuestra provincia, como en general todo el norte argentino, destino prioritario de la obra pública nacional en los últimos años. Pero llama la atención cómo ha sido prácticamente excluida de las obras viales previstas para los próximos años.

En el listado de 64 obras enumeradas no hay ninguna a desarrollarse en Catamarca, salvo un muy pequeño apartado. Para el resto de las provincias hay proyectos de construcción de autopistas, autovías, rutas bidireccionales, puentes, túneles, enlaces, avenidas de circunvalación y de acceso a ciudades, etc. Nada para Catamarca.

Deberá darse por sobreentendido que el hecho de que una obra figure como proyecto en un plan no significa que se vaya a realizar, pero al menos su inclusión servirá para gestionar su realización o al menos reclamar la demora en el inicio de los trabajos.

En el capítulo del Noroeste, se incluyen mega obras como la Autopista del Noroeste, que incluye a Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Jujuy; la Autopista del Acceso Sur a Tucumán; el Paso Internacional de Sico, en Salta; la Autopista del Acceso Sur a Salta; y la Autopista de Circunvalación a Salta. Nada para Catamarca.

La única alusión a una obra vial en territorio de nuestra provincia se encuentra en la obra número 60, referida a la redefinición de la Ruta 40. Allí se mencionan obras muy menores, como el mejoramiento de la ruta provincial 43 y del trazado de la Cuesta de Zapata, cuya finalidad es solo turística.

El Plan Vial Federal, en lo que respecta a Catamarca, seguramente no se elaboró consultando a la delegación local de Vialidad Nacional, que por cierto debe tener otras prioridades. Por ejemplo, las alcantarillas prometidas y no realizadas en la Quebrada de La Cébila o la doble vía de acceso Río Ongolí-San Fernando del Valle de Catamarca o de otras ciudades importantes de la provincia.

También obras de refacción, conservación y mantenimiento de la red vial existente, que en numerosos tramos está deteriorada, por ejemplo las rutas nacionales 38, 60 y 157. En esta última ruta existe un proyecto de rectificación de la denominada curva de la muerte, entre los kilómetros 991 y 992, que ya está aprobado y los terrenos del ferrocarril expropiados; sin embargo, no cuenta con financiamiento.

Seguramente el escaso peso electoral que tienen provincias como Catamarca haya incidido para ignorarla como destino de obras viales de envergadura. Habrá que esperar, de todos modos, el resultado de los comicios del 27 de octubre para analizar a quién deberán las autoridades provinciales y los legisladores nacionales reclamarle para que la provincia sea tenida en cuenta en los planes de infraestructura financiados con fondos federales, entre ellos, los de obras viales.

 

Otras Noticias