CARA Y CRUZ

Hora de reabrir las aulas

lunes, 10 de septiembre de 2018 · 04:05

Luego de casi dos meses de paro, el conflicto universitario parece haber llegado a su fin. O al menos a un nuevo capítulo que tiene a solo a uno de los seis gremios del sector en posición de rebeldía. Se trata de la CONADU histórica, que el viernes pasado decidió no firmar el acuerdo paritario con el Ministerio de Educación y mantener el plan de lucha en reclamo de un mayor incremento salarial, mayor presupuesto para las universidades y para los proyectos de investigación. La diferencia en esta oportunidad es que, al haber pactado la mejora con la mayoría de los gremios, el Ministerio de Educación de la Nación pidió a los rectores de las universidades que tienen escuelas preuniversitarias a su cargo –que es donde mayor presencia tiene aquel sindicato-, que procedan a descontar los días no trabajados por los docentes que continúen con paro de actividades. En Catamarca, la UNCA ya advirtió que efectivamente no pagará a quienes continúen con medidas de fuerza y convocó a todos los docentes a reiniciar las clases. Y a la vez dispuso suspender los asuetos institucionales para las escuelas preuniversitarias “Fray Mamerto Esquiú” y ENET Nº 1 “Prof. Vicente G. Aguilera” que figuran en el Calendario Escolar 2018, a fin de recuperar el tiempo perdido en el dictado de clases. De hecho, uno de esos asuetos era el del miércoles 12, por el aniversario de la UNCA. 

*****

El pacto salarial se cerró en un nivel más cercano al que pretendían los gremios que al que había ofrecido inicialmente el Gobierno nacional. En efecto, la negociación estaba trabada desde marzo pasado, cuando Educación había propuesto, a tono con los acuerdos salariales de los demás sectores laborales, un incremento del 15% para todo el año. Los gremios, por su lado, reclamaban el 30%. En el medio del conflicto, los educadores protagonizaron varias marchas que fueron masivas en las grandes ciudades, donde precisamente las  universidades tienen fuerte presencia. Finalmente, el acuerdo fue de un 25% promedio con dos cláusulas de revisión por inflación que se harán en diciembre y febrero de 2019. El propio ministro Alejandro Finocchiaro debió reconocer que la oferta inicial había quedado demasiado desactualizada luego de la escalada inflacionaria de los últimos meses. Cinco gremios aceptaron la propuesta, aunque con algunas reservas lógicas: CONADU, CTERA, FEDUN, UDA y FADGUT. Solamente la CONADU histórica, que forma parte de la CTA y que comulga con la izquierda, decidió dar el portazo. 

*****

Los conflictos universitarios fueron particularmente intensos en los años con crisis económicas más agudas. Este último duró cinco semanas y afectó a 57 universidades nacionales, a las que concurren un millón y medio de estudiantes, y además a 60 colegios preuniversitarios, que suman una matrícula de 40 mil alumnos. Tanto en las movilizaciones callejeras como en las redes sociales, los gremios enarbolaron una consigna que impregnó de dramatismo la lucha: “Defendamos la universidad pública”, y también “En defensa de la educación pública”. El ajuste, sin embargo, es generalizado y no hay sectores del trabajo que hayan quedado exentos. Es verdad, sin embargo, que algunos gremios consiguieron mejores acuerdos salariales que otros. En Catamarca, por lo pronto, el Gremio Docente Universitario –que es la entidad local de base de la CONADU histórica- confirmó que continuará adelante con el plan de lucha en los niveles universitarios y preuniversitarios hasta el jueves 13, fecha prevista para el paro nacional docente convocado por CTERA y otros gremios. Habrá que ver si en efecto la conducción de la UNCA cumple su advertencia de descontar los días no trabajados a los docentes que sigan adelante con una protesta que ya tiene poca justificación. En todo caso, bien podrían adoptar otra modalidad y dar clases normalmente. Son demasiados los estudiantes que estar al borde de perder el año por un conflicto al que son ajenos y que hoy carece de razón de ser. 
 

Otras Noticias