cartas al director

Lo bueno, lo malo y lo feo

miércoles, 01 de agosto de 2018 · 04:11

Aborto: razones de inconstitucionalidad 

Señor Director: 

En su edición del día 27 de julio se publicó la nota titulada: “Abogados locales niegan que la ley de IVE sea inconstitucional”, donde se afirma que el proyecto de ley denominado de “Interrupción Voluntaria del Embarazo” no viola ni contradice el bloque de constitucionalidad federal, ni el provincial, por lo que, afirman, no resulta inconstitucional. 


Este juicio de constitucionalidad es sentenciado, según la nota, por diecinueve firmas pertenecientes a letrados del foro local.


Desde el punto de vista de la Constitución de la Provincia de Catamarca, afirman, el proyecto no resulta contrario a sus disposiciones dado que, dicen, si bien ésta asegura a los niños el derecho a la vida desde la concepción, antes, asegura también a la mujer el ejercicio pleno de sus derechos y la igualdad de oportunidades. Ello les permite afirmar que habría tensión entre ambos derechos (el derecho a la vida del niño por nacer y el derecho de la mujer a la igualdad de oportunidades y del respeto al pleno ejercicio de sus derechos) y que como la Constitución no da el mote de absoluto a ninguno, ambos derechos serían válidos; ello da pie a que el lector deduzca, por operación lógica, que al coexistir ambos derechos cuando entran en pugna se anularían recíprocamente, pues no podrán aplicarse ambos sobre el mismo supuesto y al mismo tiempo.


Este razonamiento, Sr. Director, induce al engaño puesto que inicia de una premisa falsa.
En efecto, para llegar al razonamiento lógico interpretativo que se describió, se parte desde una falacia que, por más que se la quiera dar por inexistente, es tal y consiste en que en nuestro ordenamiento legal no existe -ni podría existir- el derecho al aborto. Es decir, entre el abanico de derechos que la Constitución local garantiza a las mujeres no se encuentra el de permitir interrumpir voluntariamente un embarazo, porque el aborto no solo no es un derecho, es un delito.
Entonces, el derecho a la vida del niño por nacer garantizado en la Constitución provincial tiene absoluta vigencia y de modo alguno colisiona con el derecho a la igualdad de oportunidades y del pleno respeto a los derechos de las mujeres catamarqueñas.


Recordamos, Sr. Director, que por más que posteriormente se quiera imponer un supuesto nuevo derecho por vía legislativa, este nuevo derecho impuesto nacería en plena colisión con un derecho constitucional previo y vigente a ese momento, y ello es justamente lo que lo torna -irremediablemente- en inconstitucional.


De lo contrario, Sr. Director, ninguna ley podría ser declarada inconstitucional.
Trato solamente el tema de la Constitución provincial para no alargar la presente, que solo tiene la intención de desenmascarar la falsa premisa sobre la que se difundió el mal intencionado razonamiento, para la mayor comprensión de sus lectores.

 

Francisco J. Trezza
Abogado y docente universitario

Aberrante contradicción

Madre, en ti la vida se hace presente.
Generoso es tu vientre,
En donde el amor es trascendente
Siendo vida para siempre.

Tierno corazón de madre
que por naturaleza recibiste
el don de transmitir con tu sangre
Vida, que no conocerá muerte.

¿Corazón que fuiste creado
por amor y para el amor,
te olvidaste de tu amado
para sembrar el terror?

¿Abuela, doblemente madre,
corazón tierno y amante,
aconsejas a tu hija
que se incline por mi muerte?

Papá, yo existo para amarte,
parecido a ti quiero ser,
porque tú me engendraste
ayúdame, quiero crecer.

Doctor, ¿puedes tú defenderme?
¿Tu juramento hipocrático,
tus estudios de derecho,
no defienden mi nacimiento?

Qué aberrante contradicción,
todo preparado para el amor
en esta perfecta creación,
a mí me matan sin temor.

Soy un niño como todos
pero no me puedo defender,
necesito de abogados
que se jueguen por mi ser.

Mamerto E. Rodríguez

Otras Noticias