Con humor

Postulan a "Americano" como candidato, por una cabeza…

martes, 04 de diciembre de 2018 · 03:30

Un catamarcano cerca de fin de año empieza a reflexionar sobre algo, lo que sea. Hoy se me cruzó la palabra deporte. Deduzco que es una actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas, es necesario para la salud física y espiritual y fundamentalmente tiene como sujeto al ser humano. 


En esta semana se quebró la paz mañanera cuando bocinas, gritos, bombas de estruendo y motores subían en procesión por calle Esquiú, siguiendo un trailer para transporte de caballos. Empecé a trotar tras la palabra turf. Vi que significa césped en inglés; sin embargo, en varios países americanos es usado para designar a las carreras de caballos (acá las conocemos como cuadreras) en las que el público apuesta dinero, generalmente mucho dinero. Su más remoto origen está en Grecia, pero Inglaterra lo popularizó. Es una actividad considerada como un medio para mejorar la raza equina, así como una diversión donde las apuestas son su principal medio de sustentación, todo ello inmerso en un mundo y submundo que da mucha tela para cortar. 


Inmediatamente me asaltó una duda existencial: ¿es un deporte? Busqué y busqué (chácharas hay a montones) sin encontrar razones y fundamentos serios y válidos para considerar al turf como deporte. Forzar interpretaciones sería el plan B, en el que no quise caer, básicamente porque soy hincha de River. En principio, entiendo que el deporte es otra cosa, muy distinta, casi en las antípodas de las cuadreras. En esas disquisiciones ecuestres estaba, cuando caí en la cuenta de que la república de Catamarca tiene el raro karma (no me refiero al juez) de ser uno de los pocos lugares en el mundo donde se forma una especie de caldo de cultivo ideal para las cosas más insólitas, raras, rosadito verdosas, oscuras, grises y sospechosas del mundo. Vamos a recordar 3 hechos 3, a modo de ejemplo. 


Veamos: en 2010 se alinearon los astros y apareció Catamarca Voley, un equipo de voley masculino de Catamarca pero conformado por forasteros, donde había un solo catamarcano: Leonardo Plaza Gandini, bancado por el Estado provincial (nosotros) que incursionó en ligas nacionales y duró lo que dura un eclipse, pero muy caro. Años después, volvieron a alinearse los astros e hizo su aparición Unión Aconquija, un equipo de fútbol masculino de Aconquija, Andalgalá, Catamarca, pero conformado por forasteros, que de catamarcano tenía solo el nombre. Competía en el Torneo Federal A y era prohijado por un ex funcionario provincial, es decir el Estado provincial (nosotros). Con mucha plata puesta por el Gobierno, duró un par de temporadas y desapareció cuando desaparecieron los aportes oficiales. Luego apareció otro fenómeno: el Pitufo Enrique (no me refiero al diputado Cesarini) que llevó a Catamarca a la televisión nacional, con transmisiones en vivo de sus apariciones en Banda de Varela. Ahora y al mejor estilo de “Aunque usted no lo crea” (by Ripley) surgió un nuevo ídolo/héroe popular, pero hay un problemita... ¡es un caballo! El ilustre equino se llama "Americano", de un stud catamarcano y ganó unas carreras cuadreras (lea bien: ganó unas cuadreras) en otras provincias y se perfila como personaje del año. Obviamente nunca faltan los intelectuales que le llaman "¡el caballo del pueblo"! Así estamos catamarcanos. 


Pero lo pior de esta historieta es que luego de ganar una cuadrera, esta semana lo trajeron a la city catamarcana y seguido por una multitud irrumpió en el microcentro, meta bombas de estruendo y bocinas, armando un show frente a la Catedral. Pero lo más pior de esta historieta es que la Gobernadora dejó su poltrona y salió... ¡a saludarlo! Pero lo más más pior de esta historieta es que su sponsor es la Secretaría de Estado de Deportes y Recreación (a juzgar por la manta cubre caballos amarillo Pro, con el logo de la Secretaría de Estado de Deportes y Recreación, que “Americano” lucía orgulloso frente a la Catedral. Me parece que así esta aldea es inviable. 


Solo le pido a San Lorenzo de Alem, que "Americano" no se candidatee a ningún cargo. Perdón, don Irineo Leguizamo. 
Posibles consecuencias de la aparición de “Americano” y de haber ganado unas cuadreras: el senador Vera presentará un proyecto determinando el “Día del Caballo… Americano” y habrá feriado provincial. A la Ruta del Adobe, del Vino, del Telar y de la Nuez, se suma la Ruta de Americano, con visitas guiadas a los studs catamarcanos. El senador Solá Jais organizará una velada lírica nocturna -a la luz de la luna- en el Stud “Virgen del Valle” de Sumalao con la participación estelar del tenor Nicolás Romero, la cantante Elena Roger, la soprano María Goso y el tenor Darío Sayegh, bajo la dirección del maestro Matías Chapiro. El maestro de ceremonias será el “Bomba” Contrera. La Secretaría de Cultura lanzará vía Facebook una encuesta para que la gente opine quién hará la Cantata a Americano. Los postulados son: Opción 1: Los Potritos. Opción 2: El “Ficha” Acosta. Opción 3: El “Torito” Arce.

J. Eduardo Aroca 
Catamarcano
 

Otras Noticias