EDITORIAL

Otro feriado por la Virgen

domingo, 14 de enero de 2018 · 04:04

Finalmente, Catamarca contará con un nuevo feriado en su almanaque. A partir de este año, cada 7 de septiembre se celebrará el denominado “Día del Milagro”, en recuerdo del terremoto que sacudió la provincia en 2004 y que no provocó ninguna víctima fatal directa. Un hecho que los legisladores y la Iglesia local coinciden en atribuir exclusivamente a la Virgen del Valle.

El decreto de promulgación de la ley que declara tal feriado fue publicado a principios de este mes en el Boletín Oficial, que además destaca que la conmemoración se realizará en conjunto con el Obispado, “renovando el agradecimiento de todos y cada uno de los devotos catamarqueños a nuestra Madre Morena”, indica.

La ley surgió por iniciativa del senador Oscar Vera (FME), quien en los fundamentos destacó lo siguiente: "Aquel 7 de septiembre de 2004 amaneció tranquilo, apacible, como cada mañana; parecía ser un día más. Pero no fue así. Porque a las 08.53 horas, el destino tenía preparada una sorpresa a nuestra sociedad. Un fuerte temblor se hizo sentir en el Valle Central, que alcanzó la denominación de terremoto, pues su fortaleza se registró en los 6,5 grados en la escala de Richter. Su epicentro se localizó en la Sierra de Ambato, a una profundidad de 57 km.”.

Además de ser un día no laborable, la ley indica que el “milagro” sea incluido en la currícula escolar primaria y secundaria de la provincia, para que los alumnos sepan “que la Virgen ha intervenido a favor del pueblo catamarqueño”, dijo Vera a la hora de defender su proyecto en la Cámara alta. 
De modo tal que desde 2018 Catamarca contará con el siguiente calendario de días no laborables propios: 11 de Mayo (natalicio de Fray Mamerto Esquiú); 25 de agosto (Día de la Autonomía de Catamarca) y 7 de septiembre (Día del Milagro), por cuanto el 8 de diciembre (Día de la Inmaculada Concepción) es en realidad un feriado nacional.

Y entre los feriados y los asuetos provinciales, los feriados nacionales y los feriados turísticos, los catamarqueños sumarán este año un mes completo no laborable. Eso, al menos, en el sector público provincial y municipal. 

Más allá de la fe católica y la creencia en la Virgen Morena, subsisten dos aspectos controvertidos de esta ley. En primer lugar, cuesta asumir que se celebre que no haya habido muertes ocasionadas directamente por un fenómeno de la naturaleza, aún cuando es verdad que terremotos de estas características han tenido consecuencias terribles en otros lugares del mundo. 

La fe en la Virgen del Valle es mucho más profunda y emotiva por lo que representa en la experiencia íntima y personal de cada católico que por el supuesto influjo salvador en un movimiento sísmico que, sin dudas, podría haber sido devastador. 

En segundo término, ¿no alcanzaría con reeditar aquella jornada y renovar el agradecimiento a la Morena del Valle con una misa o una procesión, o ambas cosas tal vez? ¿Era realmente necesario que se disponga otra jornada no laborable en un calendario por demás generoso en días “en rojo”?
Cuestiones que, lamentablemente, no fueron debatidas por los legisladores ni por las instituciones de la comunidad en su momento. Ya es tarde para replanteos. Resta esperar que la celebración de tal fecha sea sincera y que no sirva solamente para dejar de trabajar. 
 

Otras Noticias