|| CARA Y CRUZ ||

La patraña en todo su esplendor

Datos procesados por la consultora Adecco, publicados ayer por el matutino La Nación, se suman
jueves, 13 de octubre de 2016 · 04:10
Datos procesados por la consultora Adecco, publicados ayer por el matutino La Nación, se suman a los últimos índices de la pobreza para desnudar el fracaso de las políticas denominadas genéricamente "modelo de crecimiento con inclusión social”, aplicadas durante el kirchnerismo. Hay en el país más de un millón de jóvenes de entre 18 y 25 años que ni estudia ni trabaja (Ni-Ni). Se trata del 24,6% de la población en esa franja etaria, del cual un 17,3% (700.000) sería "Ni-Ni-Ni” o "Triple Ni”, ya que ni estudia, ni trabaja, ni busca trabajo. El resto del universo juvenil analizado se reparte entre los que trabajan (34,2%), estudia (26,7%), estudia y trabaja (10,3%) y estudia y busca trabajo (3,3%). Entre los Ni-Ni, las más afectadas son las mujeres: 589.000 de las que ni siquiera buscan empleo, contra 179.000 hombres. En agosto, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentó sus cálculos sobre desempleo juvenil, que pronosticaban para la región del Caribe y América Latina la situación más problemática: 16,8% para este año, 17,1% para el que viene. "Pero para Argentina, la realidad es peor: en el segundo trimestre del año, la desocupación entre los menores de 29 años ya era del 18,9%, según cifras del mismo INDEC”, señala La Nación. 


Hilando más fino, siete de cada diez jóvenes argentinos no halla trabajo por falta de experiencia laboral, mientras que el 52% de los consultados por Adecco no trabaja en la actividad para la que estudió. Un 14% admitió no tener el título secundario o universitario, y un 13% nunca trabajó. David Herranz, CEO regional para Latinoamérica y director general de Adecco Argentina, indicó que "uno de cada tres jóvenes que se contratan en el país proviene del mercado informal. La Argentina tiene las mejores universidades de América Latina, pero tiene las menores tasas de empleo joven de la región. Ese es un tema muy extraño y sobre el que hay mucho trabajo por hacer”, consideró. En el caso específico de Catamarca, está el inconveniente de que no se encuentran personas capacitadas para trabajar en lo que demanda el sector privado, según lo consignó Roxana Costilla, de la agencia de empleos "Recursos Humanos Catamarca” en una entrevista con este diario que se publicó hace poco más de un mes. El problema es mayor precisamente entre los jóvenes de entre 18 y 25 años. De 1.800 personas que habían presentado currículums a la agencia en tres meses, la mitad quería trabajar "de cualquier cosa" y el resto se dividía entre los que no tenían experiencia, pero sí alguna capacitación, y profesionales que no conseguían trabajo.


Conjugados los indicadores de Adecco con los niveles de pobreza, que de acuerdo con las mediciones que hizo el INDEC después de años superaron el 30%, el desastre social que ocultaba el relato kirchnerista es superlativo, aun admitiendo la incidencia que puedan haber tenido las decisiones de la actual gestión, que en diciembre cumplirá su primer año. El "modelo de crecimiento con inclusión social” fue una mentira que solo pudo sostenerse con la manipulación o directamente la ausencia de datos estadísticos, mecanismo que permitió a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus colaboradores vanagloriarse de recordadas mistificaciones como que la pobreza en la Argentina estaba por debajo del 5% o inferior a la de Alemania. Caído el velo, la patraña se muestra en todo su esplendor.

Otras Noticias