EDITORIAL

Otra vez protagonistas

La gran mayoría de los economistas, sea cual fuere la escuela de pensamiento en la que abrevan, coinciden en atribuir
jueves, 3 de septiembre de 2015 · 04:08
La gran mayoría de los economistas, sea cual fuere la escuela de pensamiento en la que abrevan, coinciden en atribuir a las Pequeñas y Medianas Empresas un rol protagónico en el desarrollo de los países.

A lo largo de las últimas décadas, la Argentina ha construido una estructura productiva en la que la presencia de las PYMES es similar a la de los países desarrollados. Como en estas naciones, las PYMES argentinas generan la mitad del empleo y del producto de la economía.

Sin embargo, según las estadísticas elaboradas por el Banco Mundial el problema en nuestro país es la escasa productividad de este tipo de empresas. La diferencia entre la productividad de una PYME y una firma grande en la Argentina es entre 2 y 4 veces mayor a la que se puede apreciar, por ejemplo, en los países europeos.
Esta brecha se ha venido ampliando desde 2007: las grandes empresas son cada vez más productivas y las PYME, menos.

De acuerdo con un informe de la Fundación Observatorio PYME, en lo que respecta a la industria, la producción de las firmas pequeñas y medianas creció un 2 por ciento en las últimas décadas, mientras que la evolución fue del 49 por ciento en las grandes.

Es un fenómeno que se registra en casi todos los países de la región: en América latina generan menos del 30% del Producto Bruto Interno, mientras que en los países desarrollados la participación es del 60%.

Las conclusiones del trabajo señalan "una creciente dualización de la economía industrial argentina, que tiene como consecuencia un desplazamiento de las pymes manufactureras de la estructura industrial argentina”.

Según el estudio, ese desplazamiento "va a contramano de las tendencias de los países con mayores ingresos en donde la participación de las pequeñas y medianas empresas -muy integradas a la cadena de valor y con alta especialización de su producción- en la generación de valor agregado y empleo es superior a la local”.

Fenómeno similar se observa en lo que respecta a la capacidad exportadora: otro informe, en este caso de IERAL, asegura que las grandes firmas exportan 75 veces lo que exporta una PYME. En los últimos diez años las primeras aumentaron sus ventas al exterior en 147%, mientras que las PYMES lo hicieron en un 54%. 

Entre las causas de esta situación se enumeran las siguientes: poca capacidad de reacción frente a movimientos de la demanda y a la volatilidad de precios y costos, falta de acceso al crédito, escasez de mano de obra, baja inversión en innovación y falta de infraestructura para crecer.

Los tres principales candidatos a la presidencia, Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa, han señalado a lo largo de la campaña que trabajarán para mejorar las perspectivas de crecimiento de las PYME. 

Si bien no abundaron en detalles respecto de cómo lo lograrán, es de esperar que tales promesas se cumplan luego de diciembre. Devolverle a las firmas pequeñas y medianas el protagonismo que alguna vez tuvieron es un desafío de cumplimiento inexorable. 

Otras Noticias